Alimentación

Mujer silencio callada

Lo confieso, me porté mal

Una mañana de enero estaba desayunando con una colega, con quien conversaba y hacía un recuento de las pasadas fiestas navideñas. Hablábamos de salidas, de vacaciones, y de lo bien que se siente hacer una pausa a final de año para evaluar lo que pasó y planificar lo que pasará el próximo año. Recuerdo que …

Lo confieso, me porté mal Seguir leyendo »

Ir arriba