Un falso padre ejemplar

Una tarde de domingo, escuchaba conversar amenamente a unas amigas que hablaban de lo “buen padre” que es un caballero que conocíamos, porque es un excelente “proveedor económico”, porque a esos niños “no les falta nada” (en materia económica) y porque siempre está pendiente de “suplir los antojos y caprichos” de sus hijos.

Luego de escucharlas en silencio por un momento, no pude evitar hacerles las siguientes preguntas: ¿Están hablando del mismo padre ejemplar que invita a sus hijos a comer a un restaurante y les presenta a sus dos novias el mismo día? ¿Del padre ejemplar que ellos mismos han visto gritarle a su mamá? ¿Del padre que no le importó coger una maleta un día, e irse de la casa sin siquiera avisar? Cuándo les hice todas esas preguntas, me miraron con cara de asombro y me dijeron: “Pero piensa en todos los que hacen lo mismo y se olvidan de sus hijos, y que jamás llaman ni le dan un peso para nada”.

Preferí quedarme callada, porque es difícil competir con un valor social con el que hemos crecido y que tiene más peso que el agua. Nos han enseñado que las mujeres valemos por el cuerpo que tenemos, por qué tan íntegro esté nuestro himen, y por lo bien que atendamos a nuestras parejas y a nuestros hijos; pero, la sociedad también ha “educado” a los hombres, porque les han enseñado que valen por el tamaño de su pene, por el carro en el que andan, y por la cantidad de dinero que haya en su cuenta de banco.

También puedes leer:   El niño que me dijo: ¡Que feo tu cabello!

Con esto no quiero decir que el aporte y la manutención que deben cumplir los padres no sea importante ni necesaria, es más que eso, es un deber de cada padre y madre asegurarse de suplir las necesidades económicas y afectivas de sus hijos e hijas; pero de ahí a juzgar a un padre tóxico y con un comportamiento evidentemente dañino para sus hijos e hijas, como un “padre ejemplar” sencillamente por el dinero que aporta, es más que un error, es un verdadero abuso y una falta de respeto a todos los que se fajan con sangre para aportar más que dinero.

Siempre he dicho que antes de concebir, deberían de darnos un examen como cuando nos dan la licencia de conducir, para poder medir qué tan cuerdos o locos estamos para asumir la gran responsabilidad de criar seres funcionales y emocionalmente estables.

Sencillamente, el dinero no compra las carencias afectivas, ni sana los traumas que producen las irresponsabilidades y las locuras de muchos que quieren tapar el sol con dinero.

Si apoyamos y celebramos la estupidez y la irresponsabilidad de los padres, estamos promoviendo el caos y la destrucción del concepto sano de familia.

También puedes leer:   Mi opinión sobre Miss Universo

No hay dinero que compre ni oculte el vacío que dejan las ausencias, los malos ejemplos, los silencios, la falta de respeto y mucho menos, que sustituya a un padre o madre; no hay nada material que sane las heridas emocionales que ocasiona la indiferencia afectiva, por lo que debemos pensar un poquito antes de llamar a alguien “padre o madre ejemplar”, porque ese sombrero no le sirve a todo el mundo.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

13 comentarios en “Un falso padre ejemplar”

  1. Pingback: ¿A quiénes delegamos la crianza de nuestros hijos? | Rexpuestas

  2. Agradezco a Dios por usted y los suyos y por el tiempo que dedica a que nos eduquemos de forma integral… Aunque aun no tengo hijos, ni doy el paso de iniciar vida de pareja considero que es apropiado educarme antes de y asi evitar problemas futuros!!! Y de la mano con usted sera mucho mas facil!!! Muchas gracias

  3. Excelente articulo. si un tercio de la población adulta pensara de esa manera, que diferente fuera nuestro país. ( aunque esto es a nivel mundial)

  4. Toda la razón le asiste. Sin embargo, podríamos ir mucho más lejos al analizar y calificar un(a) padre/madre como “ejemplar”. Pienso que el término debe ser siempre encerrado entre comillas, porque ¿qué seria una persona ejemplar? En días pasados, a raíz del sonado caso de los pandilleros hermanos López Méndez, abatidos por la policía, salió a relucir el tema de la crianza dada por los padres. Algunos llegaron a insinuar que la culpa era, justamente, la crianza que recibieron. La madre era (es) profesora y el papá un agricultor serio (según se dice). Uno se pregunta, ¿es que todo el comportamiento de un hijo está matizado única y exclusivamente por el “ejemplo” recibido de los padres?

    1. Hola Careto, los libros, la ciencia, los psicólogos y la experiencia como madre me confirman que el modelo de crianza es fundamental e indispensable para formar personalidades funcionales. El caso que señalas y otros más en los que el comportamiento de los hijos e hijas no se corresponde al de sus padres o a lo que dicen haberle inculcado, deben ser investigados a fondo, e identificar en qué fallaron el padre y madre en el modelo de crianza que usaron, qué ocultaron, qué dieron de más o que les faltó dar, porque los hijos e hijas son el resultado de lo que sembraron sus padres o tutores, a pesar de su personalidad. Dice un viejo refrán:”El error de los hijos es el fracaso de los padres” y creo que no está muy alejado de la realidad. Saludos

  5. Asi es Elaine, es mejor pobrecitos y hasta con algunas carencias materiales, pero tener un padre presente, que se preocupa y se ocupa. Yo se de eso. Y vaya si lo se!!! Tuve un padre que solo daba lo material. Era un personaje lejano, misterioso y temible. Murio cuando yo tenia 16 y aunque parezca increible, te puedo decir, que no recuerdo una sola conversacion con mi padre. Haberlo tenido cerca de mi me hubiera hecho otra persona hoy dia. Pero no tuve esa suerte.

  6. Muy buen articulo, haz dado en el clavo. lamentablemente en nuestra sociedad la bondad se mide e acuerdo a quien aporta mas, y quien es mejor proveedor, pero la culpa de esta situacion no la tienen solo los hombres, eso se debe a que muchas madres lo unico que le interesa es que le den mucho dinero para complacer todos sus caprichos y los de sus hijos e hijas. (mientras mas le puedan sacar al “proveedor” mejor) lo demas, para ellas no importa. por eso es que nuesta sociedad se ha materializado tanto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *