Mi opinión sobre Miss Universo

Una jovencita que estaba sentada en el público que nos acompañaba en una Jornada de Educación Alimentaria que desarrollamos en una universidad de mi ciudad, llamó mi atención, porque recuerdo que ponía cara de espanto cuando el especialista que estaba impartiendo la charla hablaba de la cantidades de calorías de los alimentos, y se ponía pálida cuando menciona las palabra sobrepeso y obesidad.

Al terminar la jornada, la joven se acercó a nosotros y comenzó a hablar con el charlista. Yo esperé a que terminara su consulta y le pregunté: “¿Te gustó la charla?”, con cara pálida y ojeras acentuadas, me respondió: “Me encantó, por eso me acerqué, porque odio comer, odio engordar”. Esa frase me cayó como un balde de agua fría, porque me dijo el odio que se tiene a sí misma, y cómo eso la hace sentir.

También puedes leer:   Lo que NO nos decimos las mujeres

Por mi trabajo, veo e identifico más adolescentes que sufren de anorexia y bulimia de lo que me gustaría, y entiendo que una de las causas principales es la baja autoestima, el menosprecio por su cuerpo, y la necesidad de ser aceptadas por una sociedad que les vende un ideal de belleza tóxico y falso.

¿Por qué no me gustan los concursos de Miss Universo y todos los que sean de belleza? Porque entiendo que ver mujeres compitiendo por cuál es la más bella, en pleno siglo 21, donde tenemos un problema de autoestima global, que lo confirma el aumento en los niveles de depresión y de mujeres que son víctimas emocionales de sus parejas, porque no se aman y no saben lo que valen; me parece una promoción a la estupidez, lo encuentro abusivo y degradante, porque es un refuerzo al antivalor que tanto daño ha causado a nuestra autoestima y a la percepción de belleza de mujeres y hombres.

También puedes leer:   La señora que me dijo: "Eres más linda por TV"

Entiendo, y sé los millones de dólares que mueven esos “concursos”, porque es parte del circo que entretiene a las masas, pero no puedo evitar preguntarme: ¿Cuándo evolucionaremos y comenzaremos a entender que la belleza de nadie se mide por el tamaño de su cintura? ¿En base a cuáles estándares y gustos se selecciona la más bella? Si las masas comienzan a rechazar este tipo de eventos falsos y vacíos, a los creadores no les quedará de otra que dejar de hacerlos, pero para eso necesitamos mentes fuertes y críticas, que vean más allá de las luces del escenario.

Miss Universo y todos los concursos de belleza que se realizan deberían tener un aclarando como el cigarrillo y el alcohol, para por lo menos avisarle a la gente los daños emocionales que podrían causarle si no cuenta con el suficiente amor propio para verlo, que es el caso de muchas mujeres, niñas y adolescentes. Ejemplos de estas frases podrían ser: “El consumo de este programa puede afectar su autoestima y su calidad de vida” o “El contenido de este programa no es apto para niñas y adolescentes porque puede afectar su autoestima y su calidad de vida”.

Si seguimos promoviendo la estupidez, si nos enfocamos solo en la envoltura, no podremos apreciar el contenido, que es lo más importante.

También puedes leer:   Más de 13 razones para ver 13 Reasons Why

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

2 comentarios en “Mi opinión sobre Miss Universo”

  1. Hola Elaine, qué bueno saber que piensas así. Quiero compartirte algo que escribí en mi blog al respecto, el 9 de mayo del año pasado.

    http://www.volandoalras.blogspot.com/2014/05/y-la-ganadora-es.html

    Y la ganadora es…….

    Cuando era chica no me perdía un Miss Mundo o un Miss Universo. Era todo un acontecimiento saber cuál de todas las chicas era la más bella del mundo. En mi barrio hacíamos réplicas del concurso. Yo nunca participé. Nunca me consideré bella. Pero como sí me consideraba con cerebro, siempre trabajaba en la logistica. Claro, qué rayos sabía yo qué significaba esa palabra, pero me encantaba estar tras bastidores organizando los brindis, la entrega de premios, coordinando con el jurado, en fin, en el medio de todo menos en tarima. El punto es que este tipo de eventos eran referencia para todas las niñas de mi generación.

    Pero el tiempo pasó, ya estamos en el siglo XXI, año 2014. No solo mi cosmovisión ha cambiado, sino la del mundo entero, y ahora si que no comprendo cómo es que siguen reproduciendo semejante tonteria. Primero, no debería ser concurso de belleza, sino, concurso de quita aqui y pon alla, ya que todas las participanes o tienen extensiones de pelo, o cirugías estéticas ( como mínimo dos, porque siempre hay que arreglar un “desperfecto”), o se alteran edades, procedencias, y una caravana de etcéteras. En fin que hay más trucos que en un circo de gitanos. Segundo, el tan cacareado y tan poco entendido tema: la belleza! Por dios! LA BELLEZA es algo tan, pero tan subjetivo, que no podría tomarse una representación de lo bello sin terminar siendo injustos. Es puro negocio.

    Hay tanta mujer bella por ahi, oculta, escondida, no descubierta y sobre todo, no considerada bella, que resulta imposible determinar cuál mujer es la más bella del mundo, por no citar del universo. Alguien cayó en la cuenta de lo inmenso que es el universo? Me da una risa!. A esto agrego que lo que la sociedad entiende por belleza no es más que lavado de cerebro. Lo que entendemos por belleza, realmente lo es?. Quién sabe qué es bello y qué no? Creo que para apreciar lo bello hay que saber ver lo feo. El Miss Universo se inició en el año 1952 y Miss Mundo en 1951 y en toda la trayectoria del Miss Universo solo 4 mujeres negras han sido seleccionadas ganadoras. No encontré registros de mujeres negras selecionadas en Miss Mundo. No digo que no las haya, pero no las encontré ganadoras. Vaya! parece que las negras no somos bellas…..o eso nos hacen creer. Que estupidez!

    Y hablando de estupideces, recuerdo las geniales respuestas de las participantes de los concursos de belleza en el momento de las preguntas y me llega a la mente un chico que me gustaba mucho en la universidad. El chico tenia piel clara, ojos verdes y tenia una que otra cana en el pelo (miro al cielo y suspiro!); lo veía a diario pasar por la Facultad de Economía. Mi mirada bajó a tierra y el suspiro terminó el día que hablamos y la belleza que tanto me encantaba dejó de ser. Hubo algo en su conversación que hizo que dejara de verlo bello. No pude admirarlo. Y es que para mi la belleza sin contenido se vuelve efímera y hueca.

    En fin, que esto de los reinados de belleza me parece tan fuera de tiempo y más inútil que un diamante (si, un diamante, pero eso es otro tema, no se compliquen), pero parece que aun funciona eso de “al pueblo, pan y circo” y mientras a la mayoría le guste, pues nada, que anuncien a la siguiente ganadora.

    1. ¡Waoooo Gnosis!Me encantó tu reflexión! Sencillamente exquisita y acertada. Me encanta que la hayas compartido y que te guste lo que escribí. Te mando un cordial saludo y me mantengo atenta de tus artículos 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *