Mamás muñecas

A medida que vamos creciendo suceden cambios en nuestro cuerpo, porque los años pasan, y pasan factura; así mismo sucede con acontecimientos tan importantes y definidos en la vida de una mujer, como un embarazo.

Las que hemos parido sabemos que es normal que el cuerpo cambie, es una vida que se está formando, por lo que es normal que nos salgan estrías, que engordemos, que se nos hinche todo como un globo de helio y que cada día que pasa estemos más pesadas.

Por suerte, todo pasa luego de unos meses de dar a luz y volvemos a la normalidad; solo es cuestión de lactar, cuidar lo que comemos, hacer ejercicio (si tenemos tiempo) y volvemos a ser las de antes sin dejar de disfrutar el momento que estamos viviendo, y los cambios que suceden.

También puedes leer:   Una tarde maravillosamente extraña

El problema que tenemos ahora es que muchas mujeres embarazadas se estresan de una manera irracional, porque no quieren engordar ni una libra; es una competencia por la embarazada más flaca y “muñeca”; no usan zapatos bajitos, no usan ropa holgada y mucho menos de embarazo.

Cuando dan a luz no quieren lactar, para que no se le caigan los senos, pese a todas las campañas que existen en los medios para convencerlas de las ventajas de lactar a sus bebés.

Es paradójico ver que uno de los momentos más bellos de la vida de una mujer, no aceptemos “ser mujer”, queremos seguir al estereotipo, al modelo frío y robotizado de la “mujer muñeca”, que no deja el glamour, ni pierde “las medidas perfectas” ni siquiera embarazada, y con esto no quiero decir que dejemos de cuidarnos durante el embarazo, la idea debería ser mantener la salud, conservar y cuidar el cuerpo sanamente, sin obsesionarnos con el peso.

También puedes leer:   La idea tóxica que nos han vendido

También puedes leer: ¿Las tetas pa’ cuando?

Es penoso ver a muchas mujeres, más preocupadas por cómo se ven y cómo quedarán, que en cómo está su bebé; es grave porque es un concepto que se opone a la verdadera identidad de la mujer, a lo que somos, a lo que fuimos.

Ser mujer no lo define unas medidas, ni un maquillaje; ser madre es el privilegio más grande que tenemos, y disfrutarlo, es una manera de agradecerle a la vida el “don” que tenemos.

Video recomendado:

Elaine Féliz en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

6 comentarios en “Mamás muñecas”

  1. Romina Vásquez

    Excelente post Elaine! Es increíble como nos criticamos y permitimos que otras lo hagan porque después de tener a nuestros bebes nos ha dado trabajo recuperar esa figura que teníamos antes. Luego de que me afectaran las criticas de los demás, aprendí que lo importante es la salud y no el tamaño de mi cintura.

  2. Jemarysencarnacion

    Es la mejor etapa por la que puede pasar una mujer .. es maravilloso , ser un instrumento para dar vida , hay que vivirlo

    Es un privilegio

  3. Me encantó el artículo. Muy acertado.
    Pero no se puede generalizar. Yo, por ejemplo, no dejé mis tacones, porque me siento más cómoda con ellos, siempre teniendo mucho cuidado. No creo que tampoco haya que irse a los extremos.

    1. Gracias Brenda. Te felicito por hacer la diferencia y por disfrutar una de las etapas más bellas de la vida de una mujer. Recuerda que hablo de mayoría y de una nueva tendencia, por lo que al que le sirva el sombrero que se lo ponga y me alegra mucho que a ti no te sirve. Saludos cordiales 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *