Lo que revela la foto de Luis Miguel gordo

Navegando por las redes, me encontré con uno de los tantos montajes fotográficos que están rompiendo récords en las redes y en los chats populares, porque casi todo el mundo los está compartiendo y burlándose del famoso Luis Miguel por su supuesto sobrepeso.

Según confirmó el portal elmundo.es, el montaje lo hizo un fan incómodo que fue a uno de sus conciertos y se cansó de esperar al cantante por casi una hora, por lo que ésta fue su manera de desahogarse, algo que puedo entender hasta cierto punto.

Cuando vi la foto y leí todos los comentarios de personas que conozco, padres de niños pequeños, madres de adolescentes, mujeres y hombres, no pude evitar esa sensación de asco y de indignación que me da ver como la gente “adulta” se ríe y se burla de una persona por su peso o por cualquier otra característica física.

En momentos como este, me pongo a pensar y a buscar una razón que justifique este fenómeno viral que hace que todo el mundo esté hablando de esta foto y concluyo que estamos en la era de la estupidez, todo lo que produzca risa, todo lo que involucre la superficialidad y el materialismo vende y factura, no importa el mensaje que lleve. Mi conclusión toma más fuerza cuando veo que son adultos los que comentan y comparten la foto.

También puedes leer:   Si no eres virgen, no puedes ser policía

El acoso y las burlas se toleran y se podrían entender un poco más cuando se trata de niños, y hasta de adolescentes, porque están en un proceso de desarrollo de su personalidad, y en ese proceso hay muchas presiones. Sin embargo, ver a una persona adulta que se burla de otra es vergonzoso e indignante, por la razón que sea, y entonces me pregunto: ¿Cómo pretendemos disminuir los tantos casos de bullying, cuando nosotros somos los que le enseñamos a los niños y niñas a hacerlo?, ¿Cómo podemos evolucionar como sociedad cuando no vemos más allá del físico y seguimos valorando a las personas solo por su aspecto, por el dinero que tengan o por lo famoso que sean?

elaine-gordaCuando era niña siempre fui obesa, tenía 165 libras con 11 años y sé lo que se siente cuando se burlan de ti por tu peso. Recuerdo que cuando se armaba una pelea en mi colegio, me buscaban a mi para que los separara; también recuerdo que los varones medían su fuerza haciendo un pulso conmigo.

También puedes leer:   El niño acosado porque no cree en Dios

También recuerdo que siempre me ponían a dieta y me levantaba en la madrugada a comer a escondidas o me subía en la azotea de la casa para que no me vieran, porque sufría estando a dieta. Recuerdo que mi padre siempre me decía que tenía una cara preciosa, pero que era muy gorda, y eso no me ayudaba.

Todos esos recuerdos forman parte de mi niñez y son los que me enseñaron a comer sano y a mantener un estilo de vida saludable, que es el que me ha ayudado a estar en mi peso adecuado hoy; pero también me enseñó lo que significa sentirme como una hormiga aún teniendo muchas libras de más, y que vivir en carne propia lo que puede llegar a hacer una crítica te hace entender mejor el efecto de tus palabras, y el daño que nos hacemos unos a otros, muchas veces sin darnos cuenta, porque nos crían para criticar, para ver defectos y resaltarlos, para mirar lo que le falta al vaso, no lo que tiene, y eso es totalmente inhumano y abusivo.

También puedes leer:   Liberación femenina... ¡Qué cara nos ha salido!

Cuando me veo en el espejo y hago un recuento de todo lo que he tenido que luchar para amar lo que veo, me doy cuenta de que hubiese sido más fácil y menos traumático si las críticas hubiesen sido más equilibradas, pero como mi filosofía es no lamentarme por lo que pasó, sino aprender de ello, prefiero apostar a que algún día cambiaremos el modelo y evolucionaremos a un modelo más positivo, donde cada padre o madre le enseñe a sus hijos e hijas a ver lo bueno que tiene cada quien, lo que tiene para aportarle al mundo, no sólo su físico.

Mientras esto sucede, estoy enseñando a mis hijos a hacerlo, porque cada quien tiene la capacidad de cambiar al mundo, comenzando consigo mismo.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

4 comentarios en “Lo que revela la foto de Luis Miguel gordo”

  1. De niño era gordo , timido y penoso , las niñas me desairaban y no me hacian caso…pero llegue a los 12-13 años y oh¡oh¡oh¡….creci muchos centimetros , la voz me engroso mucho…y todo cambio ..las niñas empezaron a llegar ( y algunas que me habian desairado en la infancia ..uff revolototeaban a mi alrededor –Dios…que bonita sensación ¡¡ …) ..y a más de 30 años..no se han ido ….pero aunque veo que hay gordos con mucha seguridad y suerte con las mujeres…si he escuchado a mujeres que dicen : “”andar con un gordo..ni loca “”…..es lamentable que ciertas personas discriminen a la gente con sobrepeso…..eso no debe de ser ….hay muchos gordos que son unos verdaderos tipazos y gorditas que son encantadoras y aca entre nos..besan sabroso…no los hagan menos ……saludos ..¡

  2. marienny Mejía

    Elaine: rectifico mi admiración y respeto hacia ti! me siento muy reflejada en esta historia, no solo porque admiro mucho a Luismi y me encanta su música, si no porque he sido victima de Bullyng desde pequeña debido a mi sobrepeso, es indignante ver como algunas personas estan siempre esperando sacar lo peor de los demás, pero sobretodo por el poco amor y la poca valoración que se tiene de quien es nuestro prójimo.. lamentablemente asi va nuestra sociedad, cada dia menos considerada cada dia más ignorante.. gracias a Dios he superado todo esto y me amo ami misma conciente de que mantener un estilo de vida saludable. es lo ideal. no por los demás si no por mi ! bendiciones ! un abrazo!

    1. ¡Waooo Marienny! ¡Qué hermoso mensaje! Me emociona mucho que lo hayas superado y que te ames tal cual eres. No te imaginas lo que significa para mi que lo que escribí te haya aportado. Te mando un fuerte abrazo 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *