Lo que dejó Santa en mi casa

El año pasado, cuando mis hijos abrían los regalos que les dejó Santa debajo del árbol, mi esposo y yo nos quedamos observando cómo abrían uno y ni siquiera apreciaban lo que contenía, por la ansiedad de abrir el otro. Observamos que no sabían con qué jugar, porque tenían demasiado, y que estaban ansiosos por visitar a los tíos y abuelos para que le den más regalos, sin apreciar los que ya le habían dado.

Esta experiencia no nos gustó y nos dejó una sensación agridulce en el estómago, porque sencillamente no es lo que queremos que aprendan.

Este año hicimos una reunión familiar y le preguntamos qué querían de navidad, pero que fuera algo que realmente necesitaran; y luego de mirarse entre ellos, se quedaron en silencio, por lo que confirmamos que no necesitan nada, que lo tienen todo. Entonces les dijimos que nuestro regalo no sería material, si no más bien una experiencia familiar, ya que nos tomamos 15 días de vacaciones para compartir con ellos, para jugar Monopolio como siempre quieren, para pasarnos todo el día en pijama como tanto les gusta, para salir a patinar, a comer helado, a conversar en la mesa, para reencontrarnos. Les dijimos que ese regalo es el que queremos darles porque entendemos que vale más que cualquier cosa material que podamos comprar.

También puedes leer:   Cuando el placer duele, no me gusta

Mi trulla se miró y le gustó la idea, se sintieron raros con la propuesta al principio, pero luego la asimilaron y comenzaron a entender el mensaje que queremos que aprendan. Nuestra misión es que más que ser parte de la maquinaria consumista que nos quieren vender, más que ser felices con regalos que se rompen en segundos, aprendan a darle más valor a las experiencias en familia, a lo que realmente vale.

Queremos que entiendan que somos parte de una sociedad que nos quiere vender que valemos por las cosas que tenemos, y que cuando no las tenemos no somos nada, y eso además de falso, es un verdadero abuso.

Cuando abrí mi facebook el 25 de diciembre y vi todas las fotos de mi muro, con arbolitos de navidad repletos de regalos para un solo niño o niña, entendí que estamos metidos (inconscientemente) en un sistema tóxico de consumo, que le está reproduciendo a nuestros hijos lo mismo, y que les está enseñando lo que los medios y el mercado ha querido: a comprar y a valorarse por lo que tienen.

También puedes leer:   El permiso que NO nos damos las mujeres

Lo mejor del caso es que comprobé que los niños no se traumatizan si no reciben regalos materiales debajo del árbol, que pueden sobrevivir y no se les cae un brazo si se levantan y no ven lo que están acostumbrados, porque los míos sobrevivieron y fueron felices el 25 de diciembre, disfrutaron momentos de calidad conmigo y su papá, jugamos con los mismos juguetes que tienen desde hace tiempo y pasamos un momento de calidad que no se rompe ni se daña.

Confirmé que somos nosotros los que tenemos esa ilusión en nuestras mentes, que somos los adultos que estamos obsesionados con darle a nuestros hijos lo que no nos dieron a nosotros, y que no nos damos cuenta el daño que le hacemos y lo que le estamos dejando de dar, que no se compra con dinero, y que es lo que realmente los llena.

También puedes leer:   Mejor mal acompañadas, que solas

Entiendo que la navidad es para aprender a dar y si nos da el tiempo, a reflexionar qué hemos hecho en el año para que haya valido la pena y qué haremos el que viene para aportarle algo al mundo.

Comencemos por cambiarlo desde nuestra familia, comencemos por NO reproducir en nuestros hijos el consumismo, que tanto daño le está haciendo al mundo. Comencemos por nosotros.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

23 comentarios en “Lo que dejó Santa en mi casa”

  1. Sin desperdicios y desde tu propia experiencia. Aquí jugaron con sus juguetes de antes, apenas se reemplazaron los controles del wii. Están vivos, contentos y con sus padres en casa.

  2. Una gran verdad. Igual lo percibí esta navidad y las anteriores, lo difícil es hacer algo al respecto, romper el molde…me lo propongo para la proxima navidad.

  3. No me deja de sorprender cada vez que leo un artículo tuyo, lo bien plantado que tienes los pies sobre la tierra, lo claro que tienes tus ideales.
    Cuando leo o veo personas como tú que no quieren dejar “cualquier cosa” a la sociedad sino personas de bien, me ilusiona saber que no todo está perdido. Estoy a penas iniciando este trayecto de madre y no puedo negar que leerte, me da muchas luz.
    Gracias!!!

  4. Excelente articuloTenemos dos varones de 5 y 7. Nos paso exactamente lo que describes el año pasado y tomamos la misma decision, limitarle los regalos. Una bicicleta la cual les sirve para ejercitarse en el parque y dos juegos de legos. Hacemos noches de juegos de mesa en familia y salimos a visitar a los amigos….son felices y van atesorando momentos que ningun juguete puede darles….tiempo de calidad con Papa y Mama!!

  5. MARIA CRISTINA PICHARDO PEÑA

    Querida Elaine no me dejo de sorprender contigo , eres una excelente maestra de las madre eres una mujer lista para enseñar , esta articulo me encanta y es lo mismo que nos
    paso el año pasado fueron tantos los regalos que nos sentimos mal porque no era lo correcto, gracias amiga, si te considero mi amiga porque he aprendido mucho de ti por este medio. y aremos algo diferente con nuestros hijos este año te admiro y aprecio .
    Feliz marnavDiada para ti , tu esposo y la trulla , BENDICIONES

  6. Gracias Elaine por tu valiosisimo aporte a nuestra formación, es una pena ue hoy en dia la gran mayoria de personas sölo valoran la apariencia, rompamos los patrones consumistas y seamos mæs sencillos y felices

  7. Me parece muy real, yo apenas estoy formando mi familia y no pretendo ser la madre perfecta, pero si quiero hacer lo mejor posible para Criar a mis hijos. Para mi eso Es un reto porque apesar de que mi educacion no fue mala, me hubiese Gustado que fuera un poco mas diferente. Y gracias a personas como tu nosotras las madres podemos encontrar consejos muy utiles que sin duda alguna nos prenden el bombillito y nos motivan a hacer un buen Trabajo con Nuestra familia. Gracias y que Dios te siga bendiciendo

  8. Amiga, estamos en el mismo capítulo, totalmente de acuerdo contigo. Debemos inculcarle a nuestros hijos los verdaderos valores, lo material se daña, pasa de moda, o simplemente es algo temporal. Felicidades por esa hermosa reflexión.

    1. Gracias Aurin querida por leerme. Como siempre te digo, aprecio mucho que te haya gustado y que estemos en el mismo capitulo. Un abrazo fuerte pa ti <3

  9. Excelente articulo!! Ojala Pueda ser leído, y sobre todo asimilado por algunos padres y madres que pretender suplir sus ausencias y cuidados con regalos materiales.

  10. Lo mismo pienso. Mi nina tiene 2 anos y 4 meses y ya ella se peliaba con los demas porque todo regalo que encontraba lo queria abrir ella. Ya tiene una carrito con bateria, una bicicleta y una tablet preescolar. Me pregunto que le regalaran el ano proximo para satisfaccerla? Yo ni se los queria dar todos juntos. No me parece justo. El ano proximo organizare yo con los demas y con ella tratare de hacerle ver que no es el regalo lo que importa, aprovecho ahora que esta chiquitica 🙂 !

    1. Me encanta tu comentario Marcell! Me alegra mucho que pienses así y que tengas esa idea. Te deseo una feliz navidad y lo mejor que puedas vivir el próximo año 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *