La adolescente que se incomoda si no hay alcohol

Un viernes, en una noche fresca y despejada, mi hija de 14 años estaba en una fiesta y fui a buscarla; me estacioné frente a la casa y entré, cuando de repente, una de las amigas de mi hija me tapó los ojos por detrás y me dijo: “Tía, llévame al colmado”. Reconocí la voz y le quité las manos de mis ojos, la saludé y me quedé mirándola. Puse cara de ingenua y le pregunté: “¿Qué quieres comprar que no haya aquí?”, a lo que ella me respondió: “Si te digo, no me llevarás”. La cojí por el brazo y la llevé a la puerta, y mirándola a los ojos le dije: “Sabes que puedes confiar en mí”, y entonces me dijo lo que quería: “Necesito alcohol”.

Cuando escuché la frase, sentí un frío en el estómago, porque ví su desesperación, me enseñó su dependencia a una sustancia que la hace “gozar” de una manera artificial, porque aparentemente no puede hacerlo por sí sola.

Después que la convencí de que no lo hiciera, porque yo no tendría cara para ver a su mamá cuando se enterara que yo le había ayudado a comprar alcohol, entré a la fiesta y busqué a mi hija.

También puedes leer:   La amiga de mi hija que odia su nariz

Cuando entramos al automóvil, conversé con ella sobre mi preocupación y me dice: “Es que a ella le dan alcohol en su casa y ya se acostumbró, su mamá dice que ella tiene que aprender a beber para que no la emborrachen en la calle”.

Pero la historia no se queda ahí, ya que cuando le celebré el cumpleaños 14 a mi hija, donde tampoco había alcohol, ví adolescentes ofreciéndole dinero al mozo para que les ponga alcohol al trago.

Los ví salir de la fiesta incómodos, a buscar afuera el “valioso líquido” que les permite disfrutar y conectarse con la fiesta, porque si no hay, se desesperan, ya que no saben disfrutar sin algo externo. Lo penoso del caso es que cuando preguntas e investigas quiénes fueron los que introdujeron a los y las adolescentes al mundo del alcohol, casi todos los casos apuntan a los padres, madres o familiares cercanos, porque vivimos en una sociedad donde se toma más alcohol que leche, donde el que no toma es el raro, donde hemos aprendido a ver el alcohol como un pase al éxito y a la felicidad, no como lo que es: una droga, igual que cualquier otra.

También puedes leer:   Lo que revela la foto de Luis Miguel gordo

Y con esto no quiero decir que no me tome una copa de vino de vez en cuando, o que me oponga a que la gente tome y disfrute el alcohol. Mi problema es que no entiendo, ni puedo entender, cómo es que un padre o una madre le da a un adolescente una sustancia que está identificada como una “droga legal”, que por la edad en la que está no mide consecuencias por naturaleza, imagínense cuando tiene algo en su cerebro que los libere del poco control que podrían tener. Lo peor del caso es que luego, esos mismos padres y madres, son los primeros que se quejan cuando sucede lo peor.

Los que trabajamos con adolescentes sabemos que en muchos de los casos de embarazo adolescente y de infecciones de transmisión sexual, el alcohol estaba presente, porque sencillamente los desinhibe y los hace más osados, en una edad donde el riesgo sobra y abunda; en un cerebro que está en pleno desarrollo y que lo que menos necesita es un estimulante tóxico como este. También sabemos que mientras más temprano inicien tomando alcohol, más fácil es que se aburran y pasen a otras drogas más fuertes para probar un efecto mayor.

También puedes leer:   Mujeres: Enemigas y rivales

Entiendo que sin llegar al sermón, sin querer ser la verdadera madre “hater” (odiada), lo que me gustaría es que cada madre, padre o tutor recuerde es que en los momentos cruciales de la vida de nuestros adolescentes, nosotros no estaremos ahí para guiarlos, por lo que nuestra misión es que se acuerden de nosotros y de los valores que les inculcamos, para que sean esas voces las que les ayuden a tomar decisiones acertadas y con alcohol en el medio dudo mucho que se acuerden ni de su nombre.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

9 comentarios en “La adolescente que se incomoda si no hay alcohol”

  1. Te felicito por la manera clara y objetiva de presentar estos temas de actualidad.
    Muchos padres-me incluyo- estamos viviendo esta situación: Los jóvenes (desde los 10 años) no se sienten bien y piensan que si en la fiesta no hay alcohol, es aburrida. Pero no solo alcohol: juca y reggeton. Creo que los padres tenemos un gran reto y continuar hablando y guiando a nuestros hijos en estos aspectos de la vida.

  2. Primeramente encantada con su blog, buen trabajo, me he identificado bastante con este articulo, tengo 25 años y muchos amigos inclluso mi madre me presionan porque no me gusta tomar soy la aburrida, en cambio me paso la noche feliz con un gatorade, me critican porque me gusta quedarme leyendo un libro y porque solo estudio, y gracias a eso me gradue de medicina antes que mis [email protected] mayores y de medicina. En fin soy feliz sin alcohol y leyendo otro articulo el de la villana que no tiene hijos mi madre y mis amigas del colegio me dicen que me he quedado atras porque aun no tengo hijos, lo que me leva a pensar en momentos soy yo la que esta mal o [email protected] y parte de la sociedad.

    1. Qué bueno encontrarme con jóvenes valiosas y diferentes positivamente como tú Dianelva. Me encanta que defiendas tu individualidad y que no te dejes llevar por la corriente. Te mando un cordial saludo 🙂

  3. A sinceridad, yo nunca he comprendido la necesidad, especialmente de las personas de mi edad, de beber alcohol cuando se reúnen porque de lo contrario la fiesta “no ta’ de na’ ” como dice la jerga. A mis 21 años puedo contar con los dedos de una mano las veces que he probado una gota de alcohol pero es mucho más fácil enumerar las veces que he sido presionada por mi propio círculo de amigos porque he decidido que no me gusta consumir alcohol y no lo necesito para divertirme ni disfrutar de una fiesta o un “coro”. Me tachan de rara o de inocentona e incluso me consideran “la bebé” del grupo solo porque no tomo alcohol ¡Jesus Christ! ¿Desde cuando beber cerveza te hace mayor o más maduro? No comprendo, pero la verdad hay muchas cosas en la sociedad dominicana que son totalmente incomprensibles para mi, sin embargo pretendo mantener mi posición pues es mi voluntad ser así.

    Muchas gracias por el artículo, me encantan todas sus publicaciones <3

    1. ¡Wao que felicidad me da leer este comentario Itsell! Te felicito por ser como eres y te pido que no cambies, eres de los jóvenes que hacen la diferencia. Te mando un fuerte abrazo 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *