El niño que me dijo: ¡Que feo tu cabello!

No se me olvida la expresión de un niño de aproximadamente 7 años, cuando me vio en su colegio, donde fui a ofrecer una charla de educación sexual, se quedó perplejo y mirándome como si yo fuera un extraterrestre, y con una voz de asco me dijo: “Que feo tu cabello”. Me sorprendió tanto ver cómo los estereotipos están impregnados en la mente de nuestros niños, como desde pequeños les enseñamos que nuestro cabello natural es feo y que el cabello lacio es que que vale y el que todos debemos tener para ser lindos y aceptados.

Lo que más me dolió es que el niño NO lo hizo para hacerme sentir mal, su expresión fue sincera, le salió del alma, y para colmo, el NO tiene el cabello lacio, lo que es aun peor.

También puedes leer:   Una generación desconectada

Lo que hice fue sonreír, me acerqué a él y le dije: “A mi me gusta mi cabello, me siento linda, porque así nací, lamento mucho que no te guste a ti”. El niño me miró asombrado porque no entendía mi calma y no le quedó otra cosa que devolverme la sonrisa, los amiguitos se reían de mi y murmuraban entre ellos.

Cuando terminó la charla, me quedé pensando en todo el trabajo que tenemos que hacer como sociedad para cambiar los estereotipos con los que estamos criando a nuestros hijos e hijas, les estamos inyectando un modelo que NO se parece a nosotros, los estamos enseñando a odiarse y a querer cambiar lo que son.

Nunca se me olvida cuando era niña y mi mamá prefería pelarnos a mi y a mi hermana, como a mi hermano, con tal de no peinarnos y con la excusa de que NO tenía tiempo para “bregar” con nuestros pajones.

También puedes leer:   Mi amiga villana que no tiene hijos

Pasaron los años y crecí sin conocer mi cabello natural, porque me alisaron desde que ella decidió dejarnos crecer el cabello.

Recuerdo que siempre que nos tocaba alisarnos y tenía un poco de crecimiento natural, me tocaba el cabello y me sentía fea, porque mi cabello era duro y seco, porque me enseñaron que mi cabello era feo y que tenía que someterme a un proceso de casi 6 horas, donde me aplicaban una crema que me quemaba el cráneo, luego me metían en un secador que me quemaba las entrañas, para terminarme de quemar el alma con un blower que lograba ponerme “linda”, y tenía que vivir todo ese infierno cada tres meses, porque el cabello crecía.

Esa es la triste realidad de muchas niñas y mujeres dominicanas, que me rehuso a aceptar, porque sencillamente me duele solo recordarlo, porque una niña está diseñada para jugar, NO para estar pendiente de su cabello, porque nacimos con un cabello hermoso y NO tenemos que quemarlo para ser lindas.

También puedes leer:   El niño que grabó a sus padres teniendo sexo

Mi lema es que el alma crece en las crisis, NO en una fiesta y creo que esa experiencia me hizo crecer, apreciar lo que soy y que todo el mundo sepa que vivo felizmente despeinada.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

3 comentarios en “El niño que me dijo: ¡Que feo tu cabello!”

  1. Pingback: Adivinanzas infantiles para jugar con los niños

  2. ¡Hola Elaine! Acabo de descubrir tu blog y me ha gustado mucho lo poco que he leído. Me identifico con muchas cosas que dices. Y a pesar de que siempre he tenido un punto de vista frente a el tema del cabello afro, no me había atrevido a manifestarlo por internet, hasta hace un mes que me resolví a escribir y espero seguirlo haciendo. Aquí te comparto mi nota.

    Pd: Me gusta mucho tu estilo 🙂

    Mucha gente se pregunta ¿Por qué ir al natural? , un día yo me pregunté ¿Por qué no? ¿qué voy a hacer cuando me quite las trenzas porque ya están viejas y necesite hacerme unas nuevas? ¿esconderme de mi novio o esposo ése día mientras vuelvo cambiar de look? ¿dejar de ir a trabajar o estudiar porque ¡qué pena que me vean con el pelo “así”!? ¿así cómo? ¿Por qué debe darme vergüenza salir a la calle con mi cabello tal cual es? La naturaleza es sabia y yo me siento agradecida con la vida por hacérmelo entenderlo hace ya varios años (7 exactamente).

    En mi caso, la decisión va más allá de rebelión contra el sistema o como se le quiera llamar, lo llevo al natural porque me siento YO. Me siento tan libre desde que lo hago, tan auténtica, tan tranquila por no tener que esconder algo que en realidad nunca debí estar avergonzada de mostrar. Porque me complace verme al espejo, porque me siento bella.

    Eso sin mencionar lo versátil que es éste cabello. Un día lo podes llevar suelto, luego podes hacerte trenzas (largas, cortas, delgadas, gruesas, de colores, etc) Si queres estar lisa y no queres alisarlo podes usar extensiones y luego volver al Fro’. Podes hacer lo que queras. Al principio pensaba que las que no lo hacían estaban equivocadas, pero no es un paso fácil para todo el mundo. La crítica, el temor a algún rechazo, el miedo a lo desconocido (salir con él tal como es) es difícil de vencer, pero si se quiere SE PUEDE.

    Ahora, no por ser negras estamos obligadas a llevarlo free todo el tiempo. Por suerte entre gustos no hay disgustos y cada quien es libre de llevar su cabello del largo, del color y con la textura que quiera, de eso se trata, de tener TU PROPIO ESTILO. Lo importante es que por encima de todo a quien le tiene que gustar es a una misma.

    Así que aunque haya mucha gente que te diga “vos si sos…” o “vos no sos..” “estas clara” o lo que sea, ningún comentario bueno o malo, ningún tipo de peinado, ningún turbante, ni nada externo tiene por qué hacernos sentir aprobados o no, uno es lo que es y la apariencia se la lleva el viento.. (y eso que sólo estamos hablando de pelo jajaja..) hmm.. me desvié del tema. Pero la consigna es go fro’!, go lisa! go calva! go rasta! GO COMO TE DE LA GANA!!!!

    PD: Es una simple opinión, algunos estrán de acuerdo, otros no, no me interesa armar debate sobre éste tema. Lo que siempre digo: Este ni siquiera debería ser un tema, debería ser algo normal, como respirar, uno no habla de respirar, uno respira, en fin. Gracias a las (os) lectores… Ésta es la primer entrega.(Andrés, por fin me animé jeje..)

    1. Waoooo Johanna!! Excelente nota!! Sencillamente me encanta como expresas la realidad de muchas rizadas. Anímate a seguir escribiendo porque lo haces muy bien. Te mando un cordial saludo y me mantengo a la orden 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *