El adolescente que me dijo: “Quiero ser millonario”

Una noche de un domingo despejado y fresco, cenaba con mi familia en la terraza de un restaurante de mi ciudad, y conversaba con un amigo de mi hija adolescente que nos acompañaba, mientras me contaba lo que le gusta hacer y lo que lo apasiona en la vida, le pregunté: “¿Qué quieres ser cuando seas adulto?” “¿Cómo te ves en 10 años”?, lo pensó por unos segundos y me respondió: “Quiero ser millonario”. Cuando escuché la respuesta, sentí ese frío en el estómago que me sucede cuando a cada adolescente que le hago la misma pregunta me responde lo mismo, y créanme que hablo con muchos adolescentes.

Su respuesta me motivó a conversar con él sobre qué hará para ser millonario, cuáles son sus planes, y al final de toda la investigación que siempre hago con cada adolescente que me responde lo mismo, llegué a la misma, penosa y vacía conclusión: “No saben lo que quieren, se están enfocando más en el tener que en el ser, porque han sido criados en una sociedad consumista que les vende que valen por el dinero que tengan, y por unos padres y madres que refuerzan ese concepto”, y con esto no quiero decir que el dinero no sea importante, lo es, pero no puede ser el foco de la vida, por eso hay tanta gente miserable que lo único que tienen es dinero, y por eso hay tanta gente exitosa, feliz (de verdad), que se siente plena, y que lo único que le falta es dinero.

Cuando les analizo que todos tenemos un don, una habilidad que no todos tienen y que esa es nuestra gran tarea, descubrir para qué nacimos y enfocarnos en desarrollarlo, entenderemos cuál es nuestro propósito, encontraremos el camino que nos llevará a convertirnos en verdaderos maestros de lo que hagamos, y el dinero vendrá como valor añadido, porque trabajaremos por placer, y cuando amas lo que haces, levantarte cada mañana cobra sentido.

Esto lo aprendí de una amiga apasionada de la vida, que enseña a los demás a encontrar sus pasiones y a enfocarse en desarrollarlas, y me ha funcionado tanto, que me propuse multiplicarlo con los y las adolescentes que veo a diario, porque entendí que precisamente esa es la razón por la que mucha gente vive aburrida de la vida; entendí que necesitamos ese motor interno que nos sirva de gasolina emocional para caminar enfocados en la meta de ser felices y exitosos, haciendo lo que amamos.

También puedes leer:   Educación para el NO placer

También puedes leer: Hacia dónde vamos

Cuando un adolescente tiene clara sus metas, cuando sabe qué le gusta y no precisamente “ser millonario”; cuando encuentra qué actividades le apasionan y se entrena en ello, su futuro está asegurado, porque justamente ese deseo de lograrlo es la principal excusa para no aceptar propuestas indecentes, para no mezclarse con personas que puedan impedir que llegue a su meta.

Cuando una persona sabe cuál es su habilidad en la vida, en qué es bueno, identifica su arma para ser feliz.

Necesitamos padres que ayuden a sus hijos a diseñar su plan de vida, a identificar sus dones, a planear su futuro. Necesitamos enseñarles un éxito que no se consigue con dinero fácil y rápido, como le están vendiendo los medios, la música y la misma sociedad; necesitamos decirles que su cerebro tiene todo el potencial para producir dinero por medio al trabajo que aman, que los llena, y que el dinero es un fin, no el objetivo.

También puedes leer:   Mi opinión sobre Miss Universo

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

8 comentarios en “El adolescente que me dijo: “Quiero ser millonario””

  1. Pingback: Hacia dónde vamos | Elaine Féliz

  2. Hola Elaine tengo un adolescente de 16 es consumista le gusta todo lo bueno y caro, es muy poco colaborador le he hablado de conseguirle un turno de 6 horas para que se gane su dinero to y tajante mente me dice que no le interesa trabajar es muy exigente y como no podemos complacerlo en todo vive aburrido y amargado se mantiene aislado comparte muy poco con los demás y con nosotros . Me siento tan mal de verlo tan amargado a su edad en vez de estar disfrutado su a dolencia y honestamente no se como ayudarlo ya que no se deja siempre esta negativo.

  3. Esto es lo que he tratado de enseñarles a mis hijos que se valoren Ellos como personas pues todos somos humanos y todos estamos hechos de lo mismo desde el más rico al más pobre que no basen su vida en poseciones que la vida se compone de momentos de compartir los dones que tenemos para poder ser felices y para eso no necesitas de dinero necesitas solamente de aptitud y seguridad en ti mismo…..

  4. Entiendo que este es uno de esos temas que deben ser tratados como “asuntos de Estado”, y no dejarlo depender de la visión y esfuerzo del adolescente o de sus padres. En estos días leí cómo los alemanes son “tacaños” y ahorristas por idiosincrasia. Es toda una cultura que va de generación en generación. El expresidente Mujica, del Uruguay, por su lado es archiconocido en el mundo por su vida austera y simple, pero no se dice lo mismo del “uruguayo” común, ¿por qué?, por que el presidente se maneja a su estilo, pero no necesariamente trató de implementarlo como el “estilo uruguayo”. Es decir, en verdad sería muy cuesta arriba tratar de desarrollar ciertas actitudes individuales por familia o por persona, cuando la sociedad entera se maneja con otros parámetros.

    1. Así es Careto, necesitamos que el estado asuma esta tarea, pero entiendo que la familia sigue rompiendo todos los ratings en ser la mayor influyente en las decisiones y actitudes de los hijos e hijas. Saludos 🙂

    1. Hola Elisa, te confirmo que el primer paso es ayudarlo a identificar en qué es bueno, qué le gusta hacer, cuáles son sus habilidades. Hagan una lista con su hijo y definan esas habilidades que finalmente son sus dones. Ayúdenlo a elegir cuál le apasiona más, y entrénenlo para que perfeccione esa habilidad y para que busque la manera de vivir de ella en el futuro, eso les ayudará a trazar un plan (en años) para lograr convertirse en un experto y sacarle provecho económico. Pregúntele cómo se ve en el futuro, hagan planes con él y diseñen un plan que puedan ir consiguiendo juntos. Suerte y saludos 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *