Creando a la mujer perfecta

Adaptación de un artículo de @palomadepando sobre empoderamiento:

Empoderamiento es una palabra que se ha vuelto de moda, pero es importante definirla para que no nos confundamos.

Empoderarse es tomar consciencia de las propias capacidades y derechos, y tomar acción para terminar con la desigualdad.

Desde hace una década, hay un bombardeo masivo sobre la liberación de la mujer y lo “empoderante” que es sentirse bien con una misma y tener una vida sexual súper activa; lo que ha deformado el concepto y ha convertido a muchas mujeres en esclavas de un estereotipo disfrazado de feminismo.

Nos venden que todas las mujeres deben estar 24/7 sexys, que estar eternamente disponible para el sexo es su única misión, que operarse, llenarse de silicona y vivir en un gimnasio es amor propio, que lo hacen porque quieren y que nadie las obliga. Pero se olvidan del bombardeo de mensajes y de presión de una sociedad que considera “descuidada”, “desarreglada” o “machorra” a una mujer que no le interesa someterse a nada de eso.

También puedes leer:   Educación para el NO placer

La aceptación significa amar tu cuerpo y tus imperfecciones. Reflexionemos un poco: Cuando una mujer decide no someter su cuerpo al bombardeo de silicona, decide no vivir metida en un gimnasio y a dieta siempre; dejar de invertir su sueldo en comprar productos y cremas para las arrugas y decide vestirse cómoda y priorizar su salud ¿Quién sale perdiendo?

Mientras sigamos obedeciendo patrones y estereotipos que nos imponen, no habrá nunca una verdadera libertad ni un verdadero empoderamiento. La idea no es atacarnos, la clave siempre será SER de acuerdo a lo que nos acomode de manera individual y nos permita expresar nuestra originalidad (NO para que nos acepte una sociedad que no se acepta a sí misma).

Lo que necesitamos impedir es que nos sigan encasillando en modelos que no nos definen a todas y que nos manipulan.

La pregunta siempre será hacia dentro. No es cuestionar lo que cada quién hace con su cuerpo y con su vida, es que cada quien identifique por qué lo hace y a quien está obedeciendo.

También puedes leer:   El cuento de hadas en el que viven muchos padres de hoy

Video recomendado:

Elaine Féliz en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *