ahogandose

La ignorancia mata más gente que el huracán

Durante el almuerzo en la casa de mi suegra, como todos los martes, entre bocados de un rico arroz con habichuelas blancas y pollo guisado, comentábamos sobre las precauciones que teníamos que tomar para cuidarnos con la inminente llegada del huracán Irma, sumado a las historias un poco dramáticas de mi suegra contando lo que vivió en el ciclón David y las precariedades que atravesó el país, luego de aquel fenómeno.

Entre comentarios, la señora que tiene tantos años trabajando con la familia de mi esposo que ya se considera parte de la familia, dice en voz alta: “dejen de preocuparse y de comprar cosas que eso no va a entrar, solo hay que estar positivo”. Cuando escuchamos eso, nos miramos y procedimos a explicarle la gravedad del asunto, a mostrarle las noticias y la importancia de ser precavidos. Ella con toda seguridad solo reía y decía, “el que tiene fe no teme, y nada pasará”.

Su actitud un tanto chabacana frente a una situación de alerta, que amerita que actuemos para prevenir.

Lo más grave del caso, es que hay una porción demasiado significativa de la sociedad, que entiende que se puede salir a ver las olas del mar para saber la fuerza del huracán, que la gente se puede bañar en la lluvia durante este fenómeno natural, y otras ideas falsas que no hacen más que exponer la vida de la gente.

Ella me puso a pensar que el desconocimiento de algo en ocasiones puede costar la vida, y que nos falta más que alertas y medidas de precaución para salvar las vidas que se lleva la ignorancia sobre un tema de importancia, con un huracán.

Por más que intentamos persuadirla, ella mantenía su posición, y solo sonreía.

También puedes leer: El cuento de hadas en el que viven muchos padres de hoy

Debemos todos como ciudadanos, apoyados siempre de las informaciones emitidas por los organismos oficiales, ayudar e informar a aquellas personas que no tienen ni idea de lo que podrían enfrentar. De esta forma, podríamos estar salvando vidas.


¿Cuáles medidas se deben tomar para protegerse de un huracán?

Frente a la alerta de un huracán, es de suma importancia que toda la población se mantenga atenta a las informaciones y boletines emitidos por los organismos de emergencia, con el objetivo de conocer el desarrollo del fenómeno atmosférico y tomar las medidas pertinentes.

Existen algunas medidas a tomar en cuenta tanto antes del huracán, como durante y después:

ANTES

  • Mantenerse informado escuchando la radio.
  • Realizar un plan familiar de emergencias.
  • Preparar un botiquín de primeros auxilios, abasteciéndose además de los medicamentos recetados que suelen tomar.
  • Tener a mano una linterna y baterías.
  • Abastecerse de alimentos enlatados y que no necesiten refrigeración.
  • Almacenar suficiente agua potable.
  • Cubrir las puertas y ventanas con paneles fuertes.
  • Proteger los documentos y artículos de valor, ya sea en bolsas plásticas o colocándolos en lugares altos.
  • Limpiar la azotea, desagües, canales y coladeras.
  • Cortar ramas de árboles que podrían desprenderse y causar daños.
  • Evacuar a un centro de refugio o donde algún familiar, en caso de encontrarse en una zona costera o de alto riesgo.
  • Cerrar la llave de gas.
  • Resguardar a los animales.
  • Desconectar aparatos electrónicos.

DURANTE

  • Mantener la calma y tranquilizar a los demás familiares.
  • Mantener encendido el radio de pilas.
  • No prender velas, usar lámparas de pilas.
  • Evitar el consumo de alcohol.
  • Permanecer en los lugares más seguros de la casa.
  • Alejarse de los vidrios y ventanas.
  • Si el viento abre una puerta o ventana, no avanzar hacia esta de frente.
  • No salir, aunque sienta calma, ya que podría estar en el ojo del huracán.

DESPUÉS

  • Esperar que las autoridades confirmen que es seguro salir.
  • Revisar con cuidado las puertas, ventanas y estructura del hogar para verificar los daños.
  • Tener cuidado con la marea de tormenta, que puede llegar tras el paso de un huracán.
  • Prestar ayuda a los demás.
  • Evitar desplazamientos innecesarios.
  • Ayudar a quitar los escombros de los caminos y calles.
  • En caso de tener que conducir, tener mucha precaución.
  • Lo recomendable es actuar a modo de prevención y protección, por lo que es vital acoger las medidas tan pronto sea emitida la alerta, ya que mientras más tiempo se espere, más difícil será proceder con acciones efectivas.

Lo recomendable es actuar a modo de prevención y protección, por lo que es vital acoger las medidas tan pronto sea emitida la alerta, ya que mientras más tiempo se espere, más difícil será proceder con acciones efectivas.

Errores comunes a evitar ante la llegada de un huracán

Error: Creer que nunca va a suceder.
Recomendación: Es necesario seguir las indicaciones de quienes están en control de la situación. Revisa periódicamente las comunicaciones emitidas por las fuentes oficiales.

Error: Colocar cinta adhesiva en las ventanas. Esto no evitará que los vidrios se despedacen. Los fragmentos representan un peligro para la seguridad de las personas.
Recomendación: Cubrir las puertas y ventanas con paneles fuertes.

Error: Abrir un “poquito“ las puertas o ventanas.
Recomendación: La casa debe estar completamente cerrada, mientras ocurre el huracán. Las diferencias entre la presión del interior y del exterior de la casa, no se acumulan lo suficiente como para crear explosiones.

Error: Salir antes de tiempo.
Recomendación: Espera las indicaciones de los organismos oficiales antes de salir de la casa.

Error: Creer que solo quienes viven en la costa deben evacuar.
Recomendación: Deben evacuar aquellos a quienes el sistema de emergencia así lo indique, especialmente quienes viven cerca de ríos, cañadas y en zonas de altas pendientes vulnerables a deslizamientos de tierra.

¡Recuerda, la seguridad es lo primero!

Si tienes alguna emergencia o necesitas información, debes comunicarte con las instituciones oficiales según el caso. Aquí algunos teléfonos:

Ningún comentario aún.

Deja un comentario

DESCUENTO DE UN 50%

EN MI CURSO EN LINEA:

Descubre lo tienes que decir, cuándo y cómo. Sin temor, con seguridad, y lo más importante: con tus propios valores.

CÓMO HABLAR DE SEXUALIDAD Y SEXO EN LA FAMILIA

OFERTA

Oferta limitada hasta el 30 de septiembre