¿Por qué no se “celebra” el Día Internacional de la Mujer?

El Día Internacional de la Mujer es una fecha que para muchas personas significa celebrar el hecho de ser mujer, y por eso es usual que nos feliciten como si fuese nuestro cumpleaños, que nos regalen flores, lacitos, maquillaje y cosas que están socialmente clasificadas «para mujeres”.

Cada quien hace lo que considere, pero antes de celebrar este día, es necesario entender lo que representa esta fecha para las mujeres y la historia de lucha que hay detrás del 8 de marzo.

La historia es larga, por lo que trataré de señalar los hechos más relevantes:

El Día Internacional de la Mujer se conmemora, no se celebra, y la necesidad de hacerlo nace al final del siglo 19, después de la Revolución Industrial.

Este fue un periodo histórico que transformó la economía y el modo de trabajo desde finales del siglo 18 y principios del siglo 19, en el que muchas mujeres que se integraron al mundo laboral eran explotadas y ninguna ley las protegía.

El 8 de marzo de 1857, las mujeres que trabajaban en la industria textil en Nueva York, que eran llamadas “garment workers” en inglés, organizaron una huelga.

Ellas peleaban para que hubiera salarios más justos y condiciones laborales más humanas, pero cuando protestaron, los agentes de la policía las detuvieron.

51 años después, el 8 de marzo del 1908, unas 15 mil mujeres vuelven a tomar las calles de Nueva York para exigir un aumento de sueldo, menos horas de trabajo, derecho al voto y  prohibir el trabajo infantil. El eslogan que utilizaron fue “Pan y Rosas”, el pan representaba la seguridad económica y las rosas, una mejor calidad de vida.

También puedes leer:  La misoginia femenina

Un año siguiente, el 28 de febrero de 1909 se celebró en todo el territorio de Estados Unidos el Día Nacional de la Mujer. La fecha elegida fue el último domingo de febrero.

Pero, un año después, en el 1910, en Copenhague, se celebró una conferencia internacional entre diferentes naciones del mundo.

En este encuentro participaron más de 17 países y acudieron cientos de participantes. Una de las propulsoras fue Clara Zetkin, política y lider feminista que propuso la resolución que convirtió al 8 de marzo en el Día Internacional de la Mujer.

El año siguiente, en 1911 se celebra por primera vez el Día Internacional de la Mujer en varios países de Europa y Estados Unidos. El día elegido fue el 19 de marzo.

Pero una terrible tragedia ocurrió el 25 de marzo de ese mismo año, en la que más de 100 trabajadoras, mujeres inmigrantes, perdieron la vida en un incendio en una fábrica textil en Nueva York.

Un total de 123 trabajadoras murieron ese día. La víctima más mayor tenía 43 años y la más joven, 14 años. 

Esto impulsó a las mujeres a continuar la lucha.

6 años después, en el 1917, cuando cayó la monarquía en Rusia, un grupo de mujeres hicieron huelga para exigir mejores condiciones de vida y dentro de esas condiciones exigían el derecho al voto, por lo que el gobierno provisional concedió el voto femenino el 23 de febrero de 1917, según el calendario juliano, o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano.

También puedes leer:  ¿Por quién hay que votar?

No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial que más países también se unieron y comenzaron a conmemorar, NO a celebrar, el Día Internacional de la Mujer. 

En el año 1975, las Naciones Unidas reconocieron y conmemoraron por primera vez el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, como un día importante para la reivindicación de derechos de las mujeres.

Y hoy en día, la lucha sigue para eliminar la violencia de género y lograr que exista una igualdad de derechos entre mujeres y hombres.

Porque sí hemos avanzado, pero ningún país del mundo ha alcanzado la igualdad de género.

Según las Naciones Unidas, existen restricciones legales que impiden a 2,700 millones de mujeres acceder a las mismas opciones laborales que los hombres. 

Una de cada tres mujeres del mundo ha sufrido violencia física o sexual, en la mayoría de los casos por su pareja.

Aunque todos vivimos, comemos y dormimos en la misma casa, el tiempo invertido en el trabajo doméstico no pagado de las mujeres es más del doble que el tiempo que dedican los hombres a estas mismas actividades. A pesar de que muchas mujeres también trabajan fuera del hogar.

Igualmente, mucha gente no sabe por qué el color violeta representa el Día Internacional de la Mujer.

Aunque no existe una única teoría, el origen de este color se le atribuye a tres hechos muy diferentes. El primero (aunque menos extendido) es que el morado es el resultado de mezclar el rosa y el azul, colores socialmente atribuido a las mujeres y a los hombres respectivamente.

También puedes leer:  Mi amiga “la lesbiana” que no tiene novio

El más extendido es el incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York. Se dice que el humo que salía por las chimeneas de la fábrica durante el incendio era morado debido al color de las telas de las camisas con las que estaban trabajando.

Sin embargo, las sufragistas inglesas ya utilizaron el color morado en 1908, junto con el verde y el blanco para representar la lucha feminista; la activista británica Emmeline Pethick explicó el por qué de estos tres colores: “El violeta, color de los soberanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto, simboliza su conciencia de la libertad y la dignidad”.

Por lo que si quieres seguir celebrando un día que representa la batalla de las mujeres, que tiene una historia de reclamo de derechos humanos que el sexismo le ha quitado históricamente a las mujeres por “ser mujeres”, hazlo, pero por lo menos únete a la lucha por todo lo que aún nos falta por conseguir para lograr la anhelada equidad de género y seguir promoviendo el rescate de los derechos humanos de todas las mujeres y niñas, porque la lucha es por todas.

Video recomendado:

Comparte este artículo:

Ir arriba