Mujer esclava

Mujeres esclavas y bellas

Muchas mujeres cuestionamos lo libre que se deben sentir los hombres en sociedades como la nuestra con relación a su apariencia, ya que no tienen que usar pintalabios, polvo, colorete, aretes, minifalda y unos gigantescos tacones para decir quiénes son; no tienen que competir con los demás hombres ni ser lo suficientemente atractivos para que nosotras le hagamos caso.

Intentar vernos «sexy» y apegadas al estereotipo que nos venden las revistas y los medios significa que lo único que podemos utilizar para encontrar una peraja y un hogar es nuestro cuerpo, y NO es así.

La nueva mujer se inclina ante las empresas de cosméticos y de ropa que le hace sentir insegura sobre su piel, su cabello y su talla.

Las mujeres esclavas creen en una imagen femenina bajo un concepto contaminado por los valores que la industria de la belleza le ha vendido.

De hecho, muchos hombres se quejan de que su pareja siempre está a dieta, o que no se moja el cabello en la playa, o que no sale sin maquillaje, argumentando que se aburren y señalando que se cansan de una mujer que no se libera de una postura, porque rompe con la diversión y la espontaneidad que debe tener la convivencia en pareja.

¿Cuál es la idea?

  • Poder ser femenina sin tener que ser un objeto sexual.
  • Ser bellas para sentirnos bien, no para competir con otras mujeres.
  • Vestirnos de acuerdo a lo que nos gusta, nos sirve y nos acomoda, no para conseguirnos un hombre.
  • Respetar nuestra propia identidad, siguiendo nuestra idea personal de belleza.

Somos mujeres libres, no mujeres esclavas.

También puedes leer:  Libros que me han construido

Video recomendado:

Elaine Féliz en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba