Mi opinión sobre “Loco por ella”

Tengo un bloqueo mental con las novelas románticas y las películas “rosas” que venden ese ideal de “amor romántico” que no se sostiene ni en el cine y que le han hecho tanto daño a un concepto de amor que no debería costarnos la vida ni la paz mental, como han querido vendernos.

Y por eso me gustó la película “Loco por ella”. Porque humaniza lo que significa enamorarse de alguien imperfecto.

Porque refleja de una manera magistral lo que viven las personas que tienen una enfermedad mental y lo difícil que es funcionar en sociedades que no entienden, que se burlan y que exigen que quienes tienen una enfermedad mental finjan o actúen como que no la tienen.

Amé como la protagonista fue un ejemplo adorable de lo que significa la bipolaridad.

De cómo ella se hizo dueña de su enfermedad y desde ese poder ayudó a los demás a aceptarse y a enamorarse de la vida.

Una de las grandezas de “Loco por ella” es que el guión destruye el concepto de que las enfermedades mentales se curan con un consejo, con un “pon de tu parte” o con un mensaje enlatado sacado de un libro de autoayuda de que “si quieres sanarte puedes hacerlo porque controlas tu mente”.

Me encantó ver cómo el guión le da importancia a la medicación y al seguimiento profesional psiquiátrico ético que ameritan estas enfermedades para poder ayudar al cerebro a regularse, a funcionar y a disfrutar la existencia.

También puedes leer:  Mi opinión sobre Contratiempo

La película expone la diversidad de enfermedades mentales que coexisten y que forman parte de la diversidad humana.

Humaniza y plantea un tema que amerita ser visible para que todas las personas entiendan que una persona NO es su enfermedad mental.

Que una persona puede funcionar y aportar a la sociedad con su enfermedad mental, siempre y cuando la sociedad entienda y reconozca el derecho que tenemos todos de ser reconocidos con nuestras diferencias.

Entendiendo que es urgente que las políticas públicas de los países le den la importancia necesaria a las enfermedades mentales y que inviertan para que se pueda crear espacios, estrategias y acceso a la salud mental de manera gratuita y multidisciplinaria para diagnosticar, medicar y atender a quienes lo necesitan de una manera respetable y humana.

La película revela las debilidades de los profesionales de la psiquiatría en identificar a una persona sana en un hospital psiquiátrico. Revela el trato deshumanizado de un personal que expresa el estigma hacia las personas que sufren de enfermedades mentales y el sentido de superioridad que impide la inclusión y el trato digno a los pacientes. 

Loco por ella demuestra que quienes tienen una enfermedad mental también merecen ser amados y que el amor es posible cuando quienes se eligen se comprometen a crecer con las crisis y a cuidarse mutuamente porque les hace bien que el otro esté bien.

También puedes leer:  Mi opinión sobre la serie “Ginny y Georgia”

Disponible en Netflix.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Ir arriba