Madam C.J. Walker en "Self made"

Self made (Una mujer hecha a sí misma) es una miniserie de Netflix que narra la historia de Sarah Breedlove, mejor conocida como Madam C.J. Walker, una mujer de origen afroamericano que se dedicaba a lavar ropa por paga, que fue víctima de violencia de género, de la pobreza, del estigma y la inequidad social que vivían las personas negras por el racismo de la época.

La historia se desarrolla a principios del siglo XX, en Estados Unidos, por lo que detalla las dificultades que vivían las mujeres negras para cuidar y manejar su cabello; sumado a lo que significaba ser mujer con una mente visionaria y evolucionada, en una época en la que el lugar de las mujeres estaba en la cocina, en la que se les impedía pensar, expresar sus ideas o aspirar a tener poder.

Conecté desde el inicio con la historia, porque Madame Walker es el ejemplo vivo de la palabra resiliencia, porque ella usó cada ataque a su persona, cada rechazo que intentaba hacerle creer que ella era insuficiente, fea y defectuosa. Disfruté cada minuto de la miniserie porque ella supo usar cada crisis para volverse más fuerte y enfocarse en su meta: demostrar que las mujeres sí pueden desarrollarse, ser exitosas y crecer juntas.

Amé la historia, porque ella pudo haber sido la víctima de su historia, y seguir asumiendo el rol del que tanto le costó zafarse, pero decidió reinventarse para ser la protagonista de su vida y de la de muchas mujeres negras a las que ella ayudó e inspiró para que crecieran junto a ella en su negocio, que terminó convirtiéndola en la primera mujer negra millonaria de los Estados Unidos, que rompió el modelo de poder que era exclusivamente masculino.

También puedes leer:  Mi opinión sobre el documental “El dilema de las redes sociales”

Me encantó como ella supo inspirar a otras mujeres a unirse y apoyarse, demostrándole a los hombres que juntas somos un equipo invencible, que nuestras historias nos construyen y que cuando nos escuchamos entendemos cómo podemos apoyarnos.

La historia muestra el complejo de un hombre mediocre como Charles Walker (esposo de Madame Walker), que no entendía la visión de su esposa, pero que quería brillar igual o más que ella, y que le dolía que el poder y el legado que ella estaba logrando no tuviera su nombre.

El personaje de Charles, quien es el esposo de Sarah (la protagonista) relata cómo el machismo impide que una mujer pueda ser apoyada y aplaudida por su pareja sin reclamos, porque el machismo le vende a los hombres que poder solo le pertenece a quienes tienen pene.

El personaje de Charles, relata cómo la masculinidad tóxica no entiende que una mujer quiera y demuestre que tiene la capacidad de construir sola lo que normalmente construyen los hombres, sin la obligación de retribuir el favor de apoyarla en el proceso.

Una de las cosas que más amé de la miniserie fue confirmar como Madame Walker nunca quiso que se usara el estereotipo de la mujer negra esbelta y perfecta que le quiso imponer su esposo, para vender más a través de la publicidad de la marca. Disfruté mucho como ella se convirtió en el estereotipo de una mujer negra imperfecta y humana, que respetaba y celebraba la diversidad y las historias de otras mujeres.

También puedes leer:  Mi opinión sobre "The Joker" (Guasón) la película

Adoré cómo su enemiga y verduga, Annie, a quien ella le robó la fórmula de los productos del cabello que ella usó para recuperar la salud de su cabello, y quien la rechazó, la insultó y la denigró cuando Madame Walker le propuso trabajar junto a ella al inicio, entendió el mensaje final que le dio Madame Walker cuando le dijo que juntas hubiesen logrado grandes cosas, que peleando se debilitaban y que la misión siempre fue vender mucho más que un producto para el cabello, que la meta siempre fue crecer e inspirar a otras mujeres.

Entendí el valor de Sarah, a pesar de haberle robado la fórmula a su contrincante, porque ella tuvo que identificar cada ingrediente, probar cada uno y mejorarla, para vender mucho más que un producto para el cabello. Ella fue tan maravillosa porque a través de un producto vendía una historia de superación.

El mensaje de aceptación y de amor incondicional de Madame Walker, cuando finalmente entendió que su hija Leila siempre fue diferente, que su felicidad no era casarse y tener hijos, y que era lesbiana, le aporta un poder mayúsculo a la historia que me hace recomendarla mil veces.

NOTA: Madam C.J. Walker nació en 1867 en el estado de Luisiana, Estados Unidos. Fue considerada en el libro Récord Guinness como la primera mujer afroamericana millonaria hecha a sí misma. Falleció en 1919, pero su legado y compañía siguen vivos a través de la firma MCJW, misma que vende sus productos a través de Sephora.

📕 ¿Ye leíste mi libro “Crisis y Liberación, la historia que jamás conté”?

También puedes leer:  Mi opinión sobre Guapis ("Cuties")

Video recomendado:

Elaine Féliz en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

8 comentarios en “Mi opinión sobre la miniserie “Self made” (Una mujer hecha a sí misma)”

  1. Excelente análisis. MCJW contó su historia para inspirar a las demás a crear su propia historia de superación. Fue como una Lisa Nichols del siglo antepasado. Es admirable como madre porque reconoció, aceptó y apoyó a su hija lesbiana en una época así. ¡Wao!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba