Mi opinión sobre la serie “Ginny y Georgia”

Ginny y Georgia llenó mis expectativas de muchas maneras, porque relata el impacto de la vulnerabilidad en todas sus formas.

Georgia es el resultado de lo que ha tenido que enfrentar sola desde que era tan solo una niña. Es el reflejo del abandono, es la víctima del sistema, de haber nacido en una familia tóxica, de tener que crecer con los golpes de una sociedad que la usa todas las veces que pueda, y en ese juego ella aprende a hacer lo mismo.

Georgia refleja lo que significa el embarazo en la adolescencia; cómo afecta el desarrollo y la calidad de vida de las menores que tienen que enfrentarse a un mundo adulto siendo tan pequeñas.

Ginny expone lo que resulta de haber crecido con una niña herida, rota y dispuesta a arrebatar lo que le han quitado. Ella muestra cómo las guerreras pueden romper muy fácil a sus crías, porque quien se acostumbra a vivir con un martillo en la mano puede pensar que todos son clavos.

Representa cómo viven los sobrevivientes de madres egocéntricas, que no han tenido tiempo de madurar para entender lo que representa el impacto de sus acciones en sus hijos.

Me gustó como reflejaron el desapego de papá a su rol paternal y la facilidad con la que muchos hombres suelen desligarse del proceso de crianza para ser solo adornos en la vida de los hijos. Un tema muy necesario que hay que seguir visibilizando.

También puedes leer:  Mi opinión sobre “Loco por ella”

La serie puede ser interesante para quienes nos apasiona entender el mundo adolescente, para quienes trabajamos con una generación que necesita más que nunca voces adultas que les interese aportar y escuchar para entender, no para juzgar.

Disponible en Netflix

Restricción 16+

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Ir arriba