Libros, películas y series

Mi opinión sobre la serie «Bridgerton»

Me animé a ver Bridgerton con una expectativa muy alta por todas las personas que me la refirieron como excelente, y confieso que se me hizo difícil verla.

Luego de ver materiales tan brillantes como “Ann with an E” y “Gambito de Dama”, que también están desarrolladas en otra época, retenerme con una historia romántica, viendo cómo la sociedad de la época glorificaba el mercado del matrimonio y preparaba a las mujeres para que sean “elegidas”, para que se mantuvieran puras, castas y adecuadas para el matrimonio, para que su única función sea cuidar, parir, atender una casa y mantener entretenido a un marido, fue una tortura para mis sentidos.

¿Cómo logré terminarla sin morir en el intento? Comparando lo que ofrecía la época, entendiendo mejor lo que aún en pleno siglo XXI seguimos viviendo y enfrentando las mujeres desde el prejuicio que alimenta el sexismo.

Ver a Daphne Bridgeton (la protagonista) en plena luna de miel sin saber nada de lo que sucede en una relación sexual porque su madre solo la educó para ser un recipiente de hijos, del pene de su marido y de las penas que tendrá que enfrentar sola porque nadie podrá ayudarle a que la traten como una humana, es desgarrador.

Verla desesperada, buscando ayuda para entender cómo se forma el embarazo que tanto anhelaba y que cumplía su concepto de éxito; verla frustrada porque no se consideraba como capaz de cuidarse sola y de tomar decisiones por sí misma sólo porque nació con vagina me conecta con lo que aún vivimos hoy día.

También puedes leer:  Mi opinión sobre docuserie de Zac Efron: “Con los pies sobre la tierra”

Mi personaje preferido de la serie y que me mantuvo esperanzada durante mi relación tóxica con la serie fue la hermana de Daphne, Eloise Bridgerton, quien en cada aparición me confirmaba que la genialidad femenina siempre ha existido, y que las mujeres adelantadas a su época son incomprendidas y necesitan buscar aliadas para sobrevivir.

Bridgeton me confirma que el horror social es todo aquello que ocultan las familias “perfectas” que pertenecen a la vitrina social que construye la élite, y que para sostener su poder necesitan sacrificarlo todo a cambio de mantener una reputación que mantenga el circo en el que viven.

La serie nos recuerda el privilegio que siempre han disfrutado los hombres por ser hombres: “libertad, poder y mucho placer sexual”, y que el “honor” es una de las exigencias del machismo que exige sangre de la manada para revelar la hombría.

Bridgeton rescata la misma historia que vende al protagonista como un “niño herido” al que hay que “salvar”, que necesita que su pareja lo impresione para llamar su atención, que lo transforme y lo dome con su amor para convertirlo en un un hombre sensible y con quien se pueda sostener el amor.

Temas como la homosexualidad, la libertad sexual, la homofobia y el proyecto de vida están desarrollados en la serie y nos refresca lo que aún vivimos.

También puedes leer:  Mi opinión sobre Palmer

En mi caso, ni las escenas sexuales explícitas me pudieron mantener conectada sin aburrirme, pero entiendo que buscaron la manera de entretener con lo que vende y factura.

Disponible en Netflix

Restricción 16+

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Entradas Similares

Deja una respuesta