Mi opinión sobre la docuserie “Jeffrey Epstein: Asquerosamente rico”

Recientemente vi la docuserie de cuatro capítulos sobre la vida de Jeffrey Epstein.

Confieso, que verla me causó una sensación de impotencia, porque el caso Epstein revela cómo el poder económico compra al mismo sistema; cómo un delincuente puede pasar años dañado y destruyendo vidas públicamente sin que la justicia lo toque, porque detrás de la supuesta ley hay humanos que se venden.

Sorprende ver cómo un sociópata puede lograr ser exitoso, alabado y socialmente influyente. Impresiona ver una genialidad macabra, que sabe muy bien cómo colarse y aprovecharse de la vulnerabilidad de la gente para escalar y lograr satisfacer su ego tóxico, creando redes de gente tan enferma como él, que alimentan su deseo de dañar.

Impacta ver tanto dinero, tanto lujo y tanta gente reconocida, de mucha relevancia pública, relacionarse de una manera tan cercana con este delincuente.

Deja sin palabras ver cómo sus empleados estaban conscientes de sus fechorías, eran partícipes de su red de trafico y abuso sexual de menores, y por miedo no se atrevían a hablar o a denunciarlo.

Esta docuserie muestra el dolor, la frustración y la impotencia de las víctimas, al ser ignoradas por la justicia durante años y perseguidas por el mismo victimario.

En la medida que van pasando los capítulos compruebas que el dolor del abuso tiene memoria y permanece intacto a pesar de los años transcurridos, y más cuando las víctimas no tienen la oportunidad de ser escuchadas y han tenido que ocultar la herida para seguir con su vida.

También puedes leer:  Mi opinión sobre las Cincuenta sombras de Grey

Eriza la piel ver cómo la vulnerabilidad económica y la desintegración familiar hace que una adolescente sea presa fácil para estos depredadores, que suelen elegir muy bien a sus víctimas y darles lo que necesitan, para aprovecharse de ellas y mantenerlas calladas.

Asquea y es muy difícil de asimilar, ver cómo Epstein, presentaba a la sociedad a su “novia” Ghislaine Maxwell, para tapar su vida oscura, confundir, abusar sexualmente y manipular psicológicamente a menores.

La buena noticia es que recién me enteré de que ha sido arrestada y será sometida por los cargos de explotación sexual a menores, en el caso Epstein, porque el caso permanece abierto y en investigación.

Molesta ver cómo la serie se estaciona , en varias ocasiones y de manera innecesaria, en el testimonio de las víctimas, promoviendo el morbo y la repetición del hecho que ya el espectador conoce. Con dos o tres testimonios hubiese sido suficiente para entender la mecánica del delincuente.

El final te deja una sensación de impotencia, porque él es la punta del iceberg de una amplia red de poderosos pedófilos y pederastas que conforman un entramado muy grande de delitos y abusos a menores que no ha salido a la luz, y que el protagonista no podrá responder por ellos.

Incómoda, pero necesaria de ver para quienes quieren entender cómo operan los pederastas y cómo la violencia sexual daña a las víctimas.

También puedes leer:  Mi opinión sobre el documental "Liberated"

Disponible en Netflix.

Video recomendado:

Elaine Féliz en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba