Mi opinión sobre “Fragmentos de una mujer”

La película “Fragmentos de una mujer” muestra de manera impactante lo que significa tener una madre controladora, clasista y egocéntrica.

La protagonista expresa en cada escena la herida que arrastra y la necesidad de respirar su propio oxígeno, de vivir a su ritmo y de demostrarle a su madre que creció.

Esa herida es tan profunda, que la mantiene en una lucha constante con el mundo y consigo misma, lucha que aumenta con la muerte de su bebé.

Ver cómo impacta en la vida de una mujer la pérdida de un hijo, cómo ese hecho tiene el poder de destruir un matrimonio y cómo se convierten en desconocidos que ni el dolor los une, es difícil de ver.

La negación al duelo que ella enfrenta, la manera en que lo vive y lo que implica despedirse del cuerpo del bebé es un trayecto que engrifa el alma.

Me dolió ver como la protagonista excluyó a su pareja del duelo, cómo no lo consideraba parte de la pérdida y lo dejó solo viviendo el dolor que él también sentía.

La película recuerda que una persona adicta vive un día a la vez y que necesita mantenerse enfocada y alejada de los detonantes que activan la necesidad de volver a conectarse con la adicción.

Es impactante ver la obsesión de la protagonista por dar a luz en su casa, de lo que entendía como un “momento mágico” que terminó en tragedia. Ver el riesgo que implica dar a luz para las mujeres y los bebés es un mensaje demasiado importante para quienes adoran a mandar a parir gente.

También puedes leer:  Mi opinión sobre la serie “Ginny y Georgia”

Amé con la nobleza que ella defendió a la mujer que la ayudó durante el parto y lo humilde que fue en admitir su responsabilidad en lo sucedido.

La película es dura, pero necesaria de ver.

Disponible en Netflix.

NO dejes de leer mi libro: «Crisis y Liberación», la historia que jamás conté.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Ir arriba