13 reasons why

Más de 13 razones para ver 13 Reasons Why

En mis últimas dos conferencias con estudiantes, ellos mismos me habían referido la nueva serie que se transmite en Netflix llamada 13 Reasons Why, que por los comentarios que me dan los mismos adolescentes es una de las series que más impacto les ha generado, y por esa razón la puse en mi lista de pendientes, para verla desde que tuviera un chance en mi apretada agenda.

Al fin llegó el momento libre, y durante mis vacaciones de Semana Santa me retiré por 10 días, con mi esposo y nuestros hijos, para desconectarnos del ruido de la ciudad. Al día siguiente ví a mi adolescente de 16 años viendo el primer capítulo de esta serie, por lo que decidimos integrarnos como familia y verla juntos.

Confieso que al principio no tenía muchas expectativas, porque pensaba que era un contenido enfocado a adolescentes y que iba a encontrar los mismos estereotipos de siempre en las series americanas, pero no. La serie, desde el principio me sorprendió positivamente.

Como familia, acostumbramos a ver series juntos y a conversarlas, pero esta fue diferente.

Mis impresiones

13 Reasons Why es un contenido muy cercano a la realidad que viven muchos adolescentes de hoy en el sistema escolar; refleja muy bien la baja autoestima que tienen muchos de los chicos que están creciendo en una sociedad con la menor empatía de la historia y con la mayor presión de la historia en la etapa más difícil de su vida. Es un contenido que deberían ver todos los adolescentes para que puedan sensibilizarse con el poder que tiene el bullying o acoso escolar.

13 Reasons Why no es solo para adolescentes, el contenido es una crítica social, es un mensaje crudo y directo que plantea con manzanas cómo el sistema escolar está fallando, cómo los padres estamos fallando, como los orientadores de los centros escolares están fallando, y cómo los estudiantes se están tratando en lo que debería ser “el ambiente más seguro” para relacionarse.

La serie estudió muy bien el rol de quiénes son los personajes que caracterizan los grupos populares, cómo estos grupos influyen e impactan en los que no pertenecen a ningún grupo y que no son aceptados. Refleja de una manera cruda a lo que puede llegar una persona vulnerable como Hannah (la protagonista) y cómo las tecnologías de la comunicación han facilitado que un comentario, una foto, un poema, se pueda convertir en una tortura para alguien que es acosado, por lo rápido que circula.

También puedes leer:  Mujeres enemigas y rivales

Lo que me gustó

Lo que más me gustó fue ver cómo 13 Reasons Why refleja la fantasía que se crean muchos padres sobre la vida de sus hijos, que llegan al punto de idealizarlos, precísamente porque no hay conexión emocional con sus necesidades reales, no existe la confianza suficiente para ver lo que quizá no le guste de sus hijos, o porque sencillamente es más fácil vivir alejados de una realidad que no sabrían manejar, y precísamente por esa desconexión tenemos adolescentes inestables, emocionalmente solos y que lo están reflejando con la violencia y la apatía que vemos en su trato con los demás.

13 reasons why hannah

Quienes fuimos víctimas de bullying y que la pasamos muy mal en algún momento de nuestra adolescencia, entendemos perfectamente lo que vivió Hannah, y la serie nos ayuda a recordar lo que sentimos y cómo lo manejamos, por lo que en mi caso, entendí muchas cosas que no había analizado en su momento, y me sentí orgullosa, porque comprendí que sané y que crecí con lo que viví. Precísamente por eso es necesario que todo aquel que no entienda el impacto del bullying y que lo minimiza, vea la serie.

Lo que lamento

Lo que me apena es que he leído y escuchado a personas criticando negativamente la serie, con el argumento de que “es muy fuerte”, que “es muy cruda para los adolescentes”, que “glorifica y promueve el suicidio” y que lo pintan muy fácil. NO ES CIERTO. La escena del suicidio no se planteó como fácil, todo lo contrario, creo que todos lo que la vimos entendimos lo duro y triste que fue para Hannah hacerlo y el dolor que vivió sola, por lo que no es una decisión fácil de tomar y tampoco contagiosa. Además de que todas las escenas fuertes se avisan antes, por lo que cada quien decide si quiere verla o no.

También puedes leer:  El problema de los padres de hoy

A mis hijos de 11 y 13 años y no les causó ningún trauma, ni pesadillas, ni nada negativo, todo lo contrario, cada capítulo abrió conversaciones muy enriquecedoras con ellos, analizamos el impacto que puede tener un comentario, nos contaron cosas que viven en su colegio y cómo lo están manejando, y mi esposo y yo le dijimos que cualquier cosa que les perturbe nos lo informen para parar la serie, cosa que nunca sucedió.

Mis hijos entendieron lo que representa una burla, lo que puede hacer un comentario por más simple que parezca, y lo triste, lo egoísta y lo traumático que representa un hecho tan duro como el suicidio no solo para la víctima, sino para todo aquel que le rodea, sobretodo la familia. Vieron la tristeza eterna que tendrán los padres y entendieron que siempre habrá otra opción para resolver los problemas.

Lo paradójico

Nuestros hijos, como todos los adolescentes de esta generación, están acostumbrados a ver escenas fuertes, escenas sexuales, escenas violentas, porque la reciben por todos los lados, aunque los padres no quieran entenderlo.

Me impresiona confirmar que a muchos padres no les tiembla el pulso para comprarle un celular, una computadora o cualquier dispositivo electrónico a sus hijos, pero les da miedo conversar con ellos sobre sexo y mucho menos educarlos sexualmente, olvidando que con un solo click tienen acceso a todo, y que la información que están buscando está respondiendo las preguntas que ellos no se atreven a hacer, y para colmo, con valores que probablemente no son los que ellos desean que sus hijos tengan.

También puedes leer:  Analfabetos sexuales

Lo que pienso

Vi la serie como madre, como educadora, como víctima, como humana, y me quedo con la idea de que tenemos que reflexionar, tenemos que revisarnos como humanidad, tenemos que ver qué está fallando en el sistema social y por qué nos estamos tratando tan mal.

Creo que 13 Reasons Why ha sido un espejo que muchos han rechazado, porque es difícil ver y enfrentar nuestras propias sombras y vacíos emocionales, y justo eso sucede con cada capítulo. No dejen de verla.

Netflix clasificó 13 Reasons Why con restricción de 16 años de edad. Yo particularmente la recomiendo a partir de los 11 años de edad siempre y cuando sea con el acompañamiento indispensable de sus padres, o adultos que tengan la capacidad de nivelar los contenidos.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba