Niño mirando

Lo que vieron unos estudiantes en un paseo del colegio

Una mañana de octubre me puse a responder mis correos, y vi uno que me envió una madre preocupada. Me comentaba lo sorprendida que estaba con lo que le contó su hijo de 10 años cuando regresaba de un paseo del colegio.

Contaba que cuando fue a buscar a su hijo al punto de encuentro del paseo, él comienza a contarle que mientras venían en el autobús, las madres de los chicos que fueron al paseo se sentaron delante, ya que ellos querían estar con sus amigos y compartir libremente.

En un momento, las risas y los comentarios de dos de sus compañeros de clase que estaban sentados justo al frente de él le llamaron la atención, y al asomarse, se dio cuenta que estaban viendo pornografía en sus celulares.

El niño le contó a su madre que estaba sorprendido, porque esos compañeros que estaban viendo pornografía son los más protegidos por sus madres, y como él mismo le comentó: «Son hijos de las madres más histéricas que siempre les hablan como si ellos fueran niños pequeños».

Lo que más le sorprendió, fue que le dijeron hasta los nombres de las actrices que participaban en el video, porque las siguen y han visto otros contenidos similares donde también participan.

La madre estaba preocupada, porque entendía que su hijo fue expuesto a un contenido que ella no esperaba que viera a esa edad, y mucho menos en un paseo escolar donde había otras madres presentes.

También puedes leer:  Si no eres virgen no puedes ser policía

Sobreprotección

Cuando analizo esta situación, confirmo que cuanto más queremos ocultar, mientras más silencio hace la familia en el tema sexual, más curiosidad y morbo crea en sus hijos, y estos buscarán la manera de satisfacerlo, porque sus respuestas están a un click de distancia.

Confirmo que la sobreprotección y el querer tratar a nuestros hijos como bebés y no entender que están creciendo, que tienen preguntas, que su cuerpo está cambiando y que están recibiendo demasiada información tergiversada y exagerada por todos lados, es uno de los errores más grandes que cometen los padres.

Según la ciencia, la adolescencia inicia a los 10 años de edad y termina a los 19 aproximadamente, por lo que necesitamos recordar lo que sentíamos cuando éramos adolescentes, entender que ellos tienen las mismas necesidades y que a diferencia de nosotros están creciendo en una época hipersexualizada, por lo que necesitan que los escuchemos, que aprendamos a hablar de sexualidad y que les eduquemos.

Recomendación

A esta madre la felicité, primero, porque no fue al paseo y dejó que su hijo viviera su experiencia solo, con su clase y sus maestras, y segundo, porque el hecho de que su hijo le haya comentado lo sucedido confirma que tiene muy buena comunicación con él, que hay confianza y que el chico se siente libre de expresarse con ella. Eso es más que excelente en crianza.

También puedes leer:  Día Mundial contra el Acoso Escolar o Bullying

Le recomendé que conversara con su hijo sobre el contenido de la pornografía, que le explique que es una caricatura de mala calidad de una relación sexual real entre dos personas que se aman, y que escuche sus preguntas y comentarios sobre lo sucedido.

Oportunidades como esta son excelentes momentos para educar, nivelar contenidos y confirmar los mensajes sexuales que están recibiendo nuestros hijos del medio en que se desarrollan y eso es vital para educar sexualmente de una manera oportuna, olvidarnos del sermón, atender nuestros cartones y estar al tanto de lo que nuestros hijos necesitan y están viviendo.

El futuro de la sociedad lo estamos creando en nuestras familias.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba