Dedo señalando

Las críticas constructivas más destructivas

“Yo me sentía bien con esa ropa que llevaba puesta hasta le tiré un beso al espejo cuando salí de casa, pero mi madre me dijo que me veía gorda y que no tenía cuerpo para usar este pantalón amarillo”.

“Me encantaba cantar en el pasillo de la escuela, me sentía libre cuando iba caminando al curso con mi canción favorita, hasta que dejé de hacerlo porque mis amigos se burlaban y se reían de mí”.

“Siempre fui bueno en la cocina, era un placer cocinarle a mamá su cena favorita cuando iba a visitarla los fines de semana, hasta que mi padre me dijo que la cocina no es un lugar para hombres”.

Nuestra chispa

Nacemos con esa chispa de vivir y expresar nuestra armoniosa esencia, esa huella única que nos define, pero lo de afuera la borra.

Con la excusa de “mejorarnos”, de encaminarnos por el camino que el otro entiende que debes transitar, nos pierden del nuestro.

Nos programan para gustarle a los demás y en el camino vamos dejando partes de nosotros que cuesta mucho recuperar.

Escucho tantas historias sin terminar y veo tantas luces apagadas para complacer miradas que me da un infarto en el alma.

Me da un infarto, porque me revela qué tan jodido está el mundo porque quienes tienen paz lo demuestran porque no se meten en la vida de los demás, porque aportan, porque no controlan, porque si no pueden construir no destruyen.

También puedes leer:  Nuestra identidad ilumina el mundo

Es que nadie debería empequeñecerse para engrandecer al otro.

Es que duele tener que ocultarnos para que los demás sientan que se ven.

Es que nadie vale tanto para apagar nuestra voz, para nublar nuestro camino, para impedirnos imprimir en el mundo nuestra huella que es única y que lo marca positivamente cuando es auténtica.

Lo que debemos hacer

Como familias necesitamos reflexionar desde el amor para dejar de apagar las luces de quienes amamos con la excusa de “arreglar” lo que no se parece a nosotros, o aquello que no logramos entender y por eso rechazamos.

Como madres, padres, hermanos y ciudadanos del mundo necesitamos aprender a escuchar para entender desde el firme objetivo de crecer juntos, no para amputar vidas.

Como humanos necesitamos aprender a encender nuestras luces internas para encontrar nuestro propio camino y desde ahí, ayudar a quienes podamos para que también encuentren el suyo, aunque no viajen junto a nosotros.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

10 comentarios en “Las críticas constructivas más destructivas”

  1. «Cuando a la gente le falta músculos en los brazos, les sobran en la lengua»… 🙌 Cómo dañamos.. Cómo herimos… Cómo frustramos…. Infundimos tantos temores.. Y anulamos tantas identidades… Sobretodo desde nuestra niñez… Y abrimos un abismo tan grande de dolor… Inconformidad… Los padres, los primeros… De ahí los complejos… Mostruos…. Que nos quitan la libertad de sentirnos bien… Y seguros de sí mismos… Y esos «deberías» que nos los soporto… Ufff.. En fin… ¡Excelente tema!

  2. Excelente tema Elaine, muy actual, me he sentido muy identificada… Hace poco que te sigo y ha sido como un oasis en este desierto de desinformación, superficialidad y culto al dinero que son las redes sociales, también soy dominicana y espero que alguna vez podamos conocernos y conversar un poco.
    Alexandra

  3. Corto pero preciso. Justo en el blanco. Cuantas veces yo que ni siquiera tengo 18 me he dicho a mi misma “soy como un camaleón, me adapto al ambiente”. Claramente se necesita saber comportarse de manera determinada de acuerdo al lugar en que nos encontramos pero eso no significa que deba cambiar mi esencia. Increíble como siempre <3.

  4. Hola, Elaine. Tengo una pregunta en base a esto: Entonces, si tengo una amiga, hermana, prima etc. que quizás por desconocimiento se puso flores con rayas o tiene muchos senos y las blusas de vuelo la hacen ver más desproporcionada, ¿no puedo decírselo? Porque mi intención sería ayudarla. Por ejemplo, a mi me pasó que yo tenía una blusa de flores y un pantalón de rayas y yo me sentía Miss Universo, una amiga me vio y me dijo que eso no combinaba, ese día aprendí eso. Espero tu respuesta.

    1. Hola Emma, la forma que usamos siempre va a medir el impacto de lo que decimos. Entiendo que lo que te gusta a ti quizá no le gusta a ella y viceversa. Conozco muchas mujeres obesas que usan prendas de vestir que según el mundo de la moda y la «belleza» no le quedan y por la actitud y la seguridad con que la usan se ven hermosas. En mi mundo, lo que importa no es el cuerpo que tienes, lo que vale es lo que opines del cuerpo que tienes y la seguridad personal con la que lo habites.

      Sugiero que te enfoques en buscar lo bueno que ella te aporta, en cómo puedes mejorarle la vida, en qué tiene ella que la hace tu amiga y que no pierdas tiempo en apariencias, que al final no nos definen. Saludos cordiales 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba