Chicas mirando televisión

La señora que me dijo: «Eres más linda por TV»

Una tarde acalorada de junio, entraba al supermercado con mucha rapidez porque tenía una reunión de trabajo en dos horas, y en mi casa no había ni un maní en la nevera, por lo que tenía que hacer la compra de una semana, para cinco personas, en tiempo récord. Caminando hacia la entrada, una señora canosa me miró, se sonrió y me dijo: “¿Tú no eres la de la televisión?” “¿La que tiene un programa de sexualidad?”, a lo que yo me sonreí de vuelta y asentí con la cabeza.

La señora me miró de arriba a abajo y me dijo: “¡Eres más linda en TV!”, a lo que yo me sonreí y me quedé mirándola. Luego de unos segundos de digerir su comentario, le dije: “Es que esta es la real, y lo verdadero a veces no gusta”. La señora se quedó mirándome con cara de ida, y yo decidí seguir con mi plan de hacer la compra y enfocarme en mi reunión.

Lo que entendí

Cuando llegó la noche y me encontré con mi almohada, reflexioné en el comentario que me hizo la señora y entendí algo: “Cuando estoy producida me siento una linda muñeca, cuando estoy al natural me siento una linda mujer”, y prefiero la segunda mil veces, porque es la que me hace sentir cómoda, porque esa soy yo.

También puedes leer:  Lo que pasó en la fiesta de mi hija

Entendí que mucha gente que te ve en televisión se crea la idea de verte siempre así, irreal, inalcanzable y lo siento, pero no me ajusta ese traje.

La televisión es una de mis pasiones, me encanta el trabajo que hago, lo disfruto mil por mil, pero desde que salgo del canal vuelvo a mi estado original, me subo en mis tenis converse, me quito el maquillaje y me visto ligera, porque sencillamente la vida la disfruto más con los pies sobre la tierra, disfrutando ser y estar sin posturas.

Cuando me hablan del concepto de belleza, siempre digo: Si quieres ser la persona más bella del mundo sólo tienes que creértelo, y verás como todos te siguen”.

Al natural es mejor

Me veo al natural y disfruto lo que veo, porque llevo años haciendo las paces conmigo misma, aceptando lo que no me gustaba (incluyendo mi cabello), acariciando mis ojeras, mis arrugas, mis pecas y todo lo que muchos podrían considerar feo.

Me tomó años juntarlo todo y comenzar a valorar lo que soy, y justamente eso ha sido el éxito para salir a la calle sin posturas, sintiéndome la más linda de todas.

Demostrarle a mis hijos con mi ejemplo que el físico se embellece con hábitos saludables, con una buena alimentación, con ejercicio, pero sobretodo, con una actitud positiva ante la vida, es lo que me interesa, y eso no lo consigo fingiendo y complaciendo a un público que no valora lo verdaderamente humano.

También puedes leer:  La otra cara de San Valentín

Video recomendado:

Elaine Féliz en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *