Hombre recortándose el cabelloHombre recortándose el cabello

La presión que sufren los hombres para que se pelen

En medio de una reunión de trabajo, el caballero con el que estaba conversando me comenta que acababa de llegar de la barbería porque tenía una reunión conmigo, y él sabe que no vende con su pajón, y que a pesar de que le encanta su cabello y que de vez en cuando se lo deja crecer un poco, sabe que tiene más oportunidades si se pela, como la sociedad manda.

Lo penoso es que me dice que su hijo de cinco años lo tiene igual que él, que al niño y a él le encanta cómo se ve, pero que ha recibido presiones de la pediatra que dice que es un “abuso” dejar el niño con ese “pajón”, que parece un loco. Sin contar la familia y la escuela que le ha advertido en varias ocasiones que lo pele.

Esto me hizo recordar el caso de mis hijos varones y el de mi esposo, que también se están dejando crecer el cabello y han recibido todas las presiones habidas y por haber (colegio, familia, amigos).

Muchas personas dicen que los varones NO deben tener el cabello largo porque «parecen hembras», y que eso no se ve bien porque se ven descuidados.

Lo que me preocupa

Me preocupa que luego de cuestionar a algunos hombres que conozco con el cabello largo, pero que tienen la textura lacia, confirmo que la presión se da más cuando el cabello es rizo, porque sencillamente la sociedad rechaza nuestro cabello natural y se aprovecha del concepto homofóbico que dice que el «hombre debe estar pelado», porque si no, parece gay o hembra.

También puedes leer:  Nos entrenan para que nos olvidemos de nosotros

Cuando converso con los adolescentes que trabajo, me expresan que los caballeros que tienen el cabello “bueno” consiguen pareja más fácil que los que los tienen “malo”, lo que hace que muchos se alisen o se sometan a procesos como la famosa “Keratina” para cambiar su textura.

Confirmar que la sociedad también les impone a los hombres sus parámetros de apariencia para que sean aprobados, que también se sienten presionados porque tienen que aparentar lo que no son, y cortarse el cabello para que no se vea que tienen el cabello “malo”, es algo a lo que no me adapto.

No es justo que tengamos que demostrar qué tan mujeres o hombres somos por el largo de nuestro cabello. No es justo que tengamos que someternos a procesos que no queremos para cambiar nuestra textura y parecernos a un modelo que no se parece a nosotros. No es justo que no aceptemos nuestra identidad y que le enseñemos a nuestros hijos a hacer lo mismo.

Me inclino por la idea de cambiar la historia. Seguiré soñando con el cambio, seguiré apoyando a mis hijos y a mi esposo en su aventura de dejarse el pajón. Seguiré admirando a los hombres que se atreven a romper el molde, a ser y disfrutarlo.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *