Suicidio y muerte

La adolescente que me confesó que intentó suicidarse

Terminando una de mis conferencias con adolescentes, veo que hay una jovencita que está sentada esperando que yo termine de responder preguntas a chicos que se me acercan.

Cuando todos se van, ella se sienta a mi lado con una sonrisa tímida en el rostro, y me pregunta: «¿Te puedo dar un abrazo?», y yo le dije: “Claro que sí”, entonces me aprieta fuerte y me dice: “Gracias”.

Me quedo mirándola y le preguntó: “¿Por qué me agradeces?”, ella comenzó a contarme todo lo que ha tenido que enfrentar sola y cómo se ha hecho daño a sí misma, porque solo ha sabido odiarse. Me contó que siempre ha sido obesa, que se cortaba, que fue anoréxica y bulímica, y que incluso intentó suicidarse porque es lesbiana y ha sentido el rechazo de todo aquel a quien se lo ha comentado, incluida su madre.

La chica me dijo que con mi conferencia se sintió aceptada, que sintió que no estaba sola, que vale por lo que es, y que su diferencia no la hace ser un extraterrestre.

Mi sorpresa

Me sorprendió mucho, porque yo no le hablé a ella, le hablé a todos y el mensaje no se basaba en la orientación sexual, ni en la homofobia. Mi mensaje se basa en el respeto que todos debemos tenernos, en el amor y la aceptación que necesitamos darnos a nosotros mismos para que nos deje de importar lo que los demás opinen, y eso bastó para que ella cambiara la visión que tenía de sí misma.

También puedes leer:  Nos entrenan para que nos olvidemos de nosotros

Mientras conversaba con ella me confesó que hubo una parte de la conferencia, en la que le pido a todos los participantes que se den un abrazo con la persona que tiene al lado, que sintió una sensación de paz cuando la abrazó la estudiante que tenía al lado, precisamente porque hace mucho que no la abrazan, y se dio cuenta lo vacía que se sentía.

Conversamos por un largo rato y comprobé una vez más lo mal que la están pasando muchos chicos que se sienten diferente, que no son aceptados por una sociedad que los etiqueta, que los rechaza, comenzando por su misma familia. Confirmé lo que un mensaje de amor puede cambiar, lo que la empatía puede lograr.

Lo que aprendí

Esa chica me enseñó que una sola persona con las palabras y la actitud correcta puede lograr sanar lo que muchas con las palabras y la actitud incorrecta han destruido.

Me recordó la importancia que tenemos como padres para lograr que nuestros hijos no se sientan perdidos, la capacidad que tenemos de amortiguar el dolor que podrían vivir fuera del hogar y que solo lo podemos conseguir cuando los aceptamos, cuando los amamos y los escuchamos sin juzgarlos, por encima de lo que no nos guste, o de lo que no entendamos.

También puedes leer:  Lo que hago todos los días para "ser bella"

Sin temor a equivocarme, ella también me cambió, su historia me dio más fuerzas para seguir haciendo lo que hago, porque ella es una muestra de que con amor cambiamos el mundo positivamente.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *