Mujer con boca tapada

El cuento de hadas en el que viven muchos padres de hoy

En una de mis conferencia para padres, en la que les hablaba de la importancia de educar sexualmente a sus hijos, a quienes ya había visto en una conferencia anterior; uno de ellos levantó la mano y me pidió que les contara lo que habían preguntado los chicos, me dijo que estaban preocupados por saber qué les inquietaba sobre el tema y lo que sabían sobre el sexo.

Observé las caras de los demás padres y la gran curiosidad que tenían, por lo que accedí a leer algunas de las preguntas anónimas que me habían hecho los chicos, precísamente porque no tenían sus nombres, por lo que no sabrían quién las hizo.

Cuando comencé a leer, me daba tanta pena confirmar la cara de pánico que tenían los padres, muchos se taparon la boca de la impresión, porque no se imaginaban lo que sus hijos estaban manejando y todo lo que sabían sobre el tema.

Luego de tranquilizarlos, me enfoqué en mostrarles el camino para que salieran del asombro, y se ocuparan de mantenerse atentos y actualizados en la vida de sus hijos, porque desde el asombro no podemos educar.

Mi experiencia

Con esta y otras situaciones que vivo a diario con los padres, con temas cruciales y reales como sexualidad, violencia, homosexualidad, suicidio y otros que le interesan a los chicos, confirmo que somos nosotros los que tenemos el problema, somos los adultos los que creemos que nuestros hijos están recibiendo las mismas informaciones que recibimos nosotros hace 20 o más de 30 años, cuando no habían redes sociales, cuando no teníamos internet, cuando los contenidos sexuales eran difícil de encontrar.

También puedes leer:  Mejor mal acompañadas que solas

Los padres de hoy no entienden que un niño de 7 años en la actualidad maneja contenidos que nosotros manejamos, en nuestra época, quizás a los 13 o 14, por la sencilla razón de que ahora le llegan por todas las vías, que hasta los muñequitos que ven tienen contenido sexual explícito, que un beso apasionado está hasta en un comercial de un antigripal, que la música que escuchan en el radio o en youtube les vende morbo, circo y sexismo hasta la saciedad, mientras muchos adultos siguen en su burbuja de cuento de hadas.

Cuando hablo con los chicos sobre los temas que le interesan, cuando respondo sus preguntas, una de las cosas que me llama la atención es que ellos entienden muy bien el tema de la homosexualidad, y lo respetan, que muchos ven normal tener relaciones sexuales o no lo ven tan grande como lo veíamos nosotros; que no se asustan o no sienten el impacto que sentíamos nosotros cuando ven un asesinato o algún contenido violento porque están acostumbrados a verlo; porque los medios se han dado cuenta que el sexo, la violencia y el morbo vende y factura, y lo han introducido hasta en la sopa. Esto se llama “normalización de conductas” y es uno de los objetivos de los medios de comunicación.

También puedes leer:  La adolescente que me confesó que intentó suicidarse

Mi preocupación

Lo que me preocupa de esto es que a muchos padres no les tiembla el pulso para comprarle un celular inteligente, una tablet, o una computadora a un niño de 6 o 7 años, incluso de menos edad, pero no se atreve a educarlos sexualmente, a preguntar qué le preocupa, a conversar sobre estos temas, y los chicos se están quedando solos, y los está moldeado la información tergiversada y deformada que están recibiendo por todas las vías.

La sociedad en la que vivimos hoy es totalmente diferente a la que conocimos hace 20 años, y nos toca preparar a nuestros hijos para que aprendan a manejarse en ella, a elegir los contenidos que les aporten, a rechazar la basura y a tomar decisiones acertadas y para eso necesitan estar educados.

Nuestro trabajo no es ser «padres de adorno», que solo están presentes en una parte de la película, nuestro trabajo es acompañar a nuestros hijos durante la filmación de su película, guiarlos y enseñarlos a ser protagonistas de su vida, no víctimas por ignorancia.

Video recomendado:

Elaine Féliz en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba