Adolescente millonario

El adolescente que me dijo: “quiero ser millonario”

Una noche de un domingo despejado y fresco, cenaba con mi familia en la terraza de un restaurante de mi ciudad, y conversaba con un amigo de mi hija adolescente que nos acompañaba.

Mientras me contaba lo que le gusta hacer y lo que lo apasiona en la vida, le pregunté: “¿Qué quieres ser cuando seas adulto?” “¿Cómo te ves en 10 años”?, lo pensó por unos segundos y me respondió: “Quiero ser millonario”. Cuando escuché la respuesta, sentí ese frío en el estómago que me sucede cuando a cada adolescente que le hago la misma pregunta me responde lo mismo, y créanme que hablo con muchos adolescentes.

Su respuesta me motivó a conversar con él sobre qué hará para ser millonario, cuáles son sus planes, y al final de toda la investigación que siempre hago con cada adolescente que me responde lo mismo, llegué a la misma, penosa y vacía conclusión: “No saben lo que quieren, se están enfocando más en el tener que en el ser, porque han sido criados en una sociedad consumista que les vende que valen por el dinero que tengan, y por unos padres que refuerzan ese concepto”.

Y con esto no quiero decir que el dinero no sea importante, lo es, pero no puede ser el centro de la vida, por eso hay tanta gente miserable que lo único que tienen es dinero, y por eso hay tanta gente exitosa, feliz (de verdad), que se siente plena, y que lo único que le falta es dinero.

También puedes leer:  El niño acosado porque no cree en Dios

Cuando les analizo que todos tenemos un don, una habilidad que no todos tienen y que esa es nuestra gran tarea, descubrir para qué nacimos y enfocarnos en desarrollarlo, entenderemos cuál es nuestro propósito, encontraremos el camino que nos llevará a convertirnos en verdaderos maestros de lo que hagamos, y el dinero vendrá como valor añadido, porque trabajaremos por placer, y cuando amas lo que haces, levantarte cada mañana cobra sentido.

Metas claras

Esto lo aprendí de una amiga apasionada de la vida, que enseña a los demás a encontrar sus pasiones y a enfocarse en desarrollarlas, y me ha funcionado tanto, que me propuse multiplicarlo con los y las adolescentes que veo a diario, porque entendí que precisamente esa es la razón por la que mucha gente vive aburrida de la vida; entendí que necesitamos ese motor interno que nos sirva de gasolina emocional para caminar enfocados en la meta de ser felices y exitosos, haciendo lo que amamos.

Cuando un adolescente tiene clara sus metas, cuando sabe qué le gusta y no precisamente “ser millonario”; cuando encuentra qué actividades le apasionan y se entrena en ello, su futuro está asegurado, porque justamente ese deseo de lograrlo es la principal excusa para no aceptar propuestas indecentes, para no mezclarse con personas que puedan impedir que llegue a su meta.

También puedes leer:  Una tarde maravillosamente extraña

Cuando una persona sabe cuál es su habilidad en la vida, en qué es bueno, identifica su arma para ser feliz.

Necesitamos padres que ayuden a sus hijos a diseñar su plan de vida, a identificar sus dones, a planear su futuro. Necesitamos enseñarles un éxito que no se consigue con dinero fácil y rápido, como le están vendiendo los medios, la música y la misma sociedad; necesitamos decirles que su cerebro tiene todo el potencial para producir dinero por medio al trabajo que aman, que los llena, y que el dinero es un fin, no el objetivo.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

2 comentarios en “El adolescente que me dijo: “quiero ser millonario””

  1. Muy buena está reflexion. Me pregunto cómo puedo ayudar a mis dos hijas adolescentes a encontrar todo su potencial para que sean felices y sean personas de éxito. Gracias.

    1. ¡Hola Danilo!

      Me alegra mucho que te ocupes de formar mujeres funcionales.

      Una de las tantas cosas que puedes hacer es ayudarlas a proyectar su futuro, a soñar, a pulir metas juntos, a construir planes de vida en los que la prioridad sea ser felices y amar lo que hacen.

      Es vital que las escuches, que respetes cómo piensan y que las enseñes a cuestionarlo todo. Construir un pensamiento crítico es la clave para todos los humanos que desean ser y disfrutar lo que son.

      Aprende a escucharlas para entenderlas y apórtales esa paz de saber que las amas y que siempre estarás ahí para verlas volar con alas propias.

      Saludos cordiales 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba