Muchas mujeres me dicen que no entienden el feminismo, porque ya las mujeres lo han conseguido todo.

Me apena tanto escuchar esto de otra mujer, porque revela que está hablando desde su privilegio.

Quizá la sociedad no la ha etiquetado de fracasada o de incompleta por no haberse casado o por no tener hijos, y no ha escuchado a todas las mujeres que sí lo son.

Quizá tenga empleadas que se encarguen de hacer todas las tareas del hogar, y nunca se sienta a pensar en que quienes mantienen su casa en orden también son mujeres, que como no conocen el privilegio, necesitan abandonar a su familia para que ella pueda disfrutar del privilegio.

Quizá no tiene que faltar al trabajo para cuidar a un hijo enfermo, porque tiene una empleada que lo hace y nunca le ha preguntado a esta quién cuida el de ella cuando se enferma.

Quizá tiene una pareja que no le exige sexo cuando quiere y como quiere, sin preguntarle si ella quiere.

Quizá no lea las noticias, y no esté enterada de la cantidad de mujeres que son asesinadas por su pareja o ex pareja, porque el sistema le vende que son su dueño.

Quizá siempre salga con un guardaespaldas a la calle, y el acoso cajellero no le recuerde que es una vagina ambulante.

También puedes leer:  Ningún trabajo vale tanto para sacrificar tu salud

Quizá nunca ha sido abusada sexualmente, y no conoce las historias de todas las mujeres que lo han sido y que no provocaron que el abuso.

Quizá para ella fue fácil ser la jefa de una empresa poderosa, y no sabe cuánto le cuesta a una mujer ascender a un puesto de poder, porque la posibilidad de un embarazo o del cuidado de los hijos hace que no sean tomadas en cuenta para roles de liderazgo.

Quizá la presidenta de su país sea una mujer, y la mayoría de los líderes políticos tienen vagina.

Quizá nunca ha sufrido de dolor y mastitis, por no tener tiempo para descargar la leche en la oficina, y para colmo que no haya espacios para la lactancia.

Quizá no entienda que la mayoría de las mujeres siguen siendo las que más horas le dedicamos al cuidado de la familia y del hogar, y que por eso tenemos menos tiempo para descansar, realizarnos y crecer profesionalmente.

Quizá le haga falta limpiar los lentes para leer y escuchar a otras mujeres, a ver si ella misma explota la burbuja en que vive, y nos acompaña a seguir luchando.

Video recomendado

Elaine Féliz en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba