Los niños que le tienen asco a sus genitales

En una de mis conferencias de educación sexual que imparto a niños, me tocó educar a los chicos de 7 y 8 años para enseñarles a tener una sexualidad sana.

Cuando les expliqué el tema del cuerpo, mi trabajo era mostrarle los nombres correctos de los genitales masculinos y femeninos, porque es una herramienta fundamental para que aprendan a protegerlos y a identificarlos como partes privadas.

Me sorprendió la risa y la cara de asco que puso la gran mayoría cuando mencioné la palabra “pene” o “vulva”, a un punto tal que tuve que parar y hacer ejercicios de respiración con ellos para calmarlos y poder seguir con la conferencia.

Esta situación la veo en casi todas mis conferencias para niños, lo que revela que papá y mamá no están manejando los nombres correctos de los genitales en casa; revela que a los niños le han vendido los genitales con el prejuicio de que “son sucios”, “feos” y que “de eso no se habla”, lo que les genera morbo y una curiosidad negativa en torno al tema, además de distorsionar su entendimiento del cuerpo y sus partes, lo que obstaculiza que puedan entender conceptos importantes que ayudan a que sepan protegerse del abuso sexual.

También puedes leer:   No quiero que mi hijo me odie

Cuando a un niño o una niña se le ha dicho que sus genitales se llaman “pistolita”, “cuca”, “cosita” posee un concepto errado de una parte de su cuerpo que debe ser protegida, y puede ser víctima de abuso sexual cuando un abusador lo convence de que jugar con la “pistolita”, decirle algo a la “cuca”, que le deje ver “la cosita”, o cualquier actividad que involucre los genitales es solo un juego, que está bien, y que debe permanecer en secreto para que nadie lo sepa.

Esto es solo una de las consecuencias que vemos a diario por no hablar y manejar el tema con nuestros hijos desde que comienzan a hablar.

Pero… ¿Cómo y cuándo debes iniciar la educación sexual?

Toda la información sexual que reciben nuestros hijos por los medios de comunicación los está educando, y les está respondiendo sus preguntas, pero de una manera distorsionada, con informaciones manipuladas, exageradas y sin nuestros valores familiares, por lo que de nosotros depende nivelar y adaptar ese contenido a lo que nos interesa que nuestros hijos aprendan del tema.

También puedes leer:   La madre desesperada porque su hijo no le habla

Esa es una de las tantas razones que me motivaron a crear un entrenamiento en línea completo para mostrar a los padres la manera correcta de manejar este tipo de situaciones, y otras más, de niños y adolescentes.

Por eso quiero que tengas este entrenamiento desde el momento que sea lanzado y te invito a registrarte en mi lista de espera, sin compromiso, para que aproveches la oferta especial por motivo del lanzamiento de este curso.

Este nuevo entrenamiento que he preparado cuenta con 8 módulos, 51 lecciones en video, y material adicional de referencia para descargar, donde te planteo de manera detallada y extensa todo lo que le expongo a los padres en mis charlas y conferencias, de manera que lo puedas estudiar una y otra vez, consultando cada lección de acuerdo a la etapa en que estén tus hijos.

También puedes leer:   El chiste de mal gusto de la ministra

Con este curso verás un antes y un después en tu familia, y le darás el mejor regalo a tus hijos: Una educación sexual con tus propios valores.

Así que no dejes de registrarte ahora mismo, para que no te pierdas el lanzamiento que viene muy pronto.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *